Por la reestructuración de la deuda en dólares bajo legislación argentina, habrá una semana casi sin bonos con los que hacer la clásica operatoria del dólar Bolsa o MEP. Será entre el 1º de septiembre, cuando cierre el período de aceptación temprana de la reestructuración local, y el 7 del mismo mes, cuando se liquidará la conversión de títulos y se les otorgará a los acreedores que hayan ingresado en la primera etapa los nuevos bonos.

El Bonar 2024 y el 2020 son los papeles más utilizados para operar dólar MEP, el tipo de cambio implícito en la compraventa de activos en el mercado local. Estos títulos forman parte del menú elegible para el canje local. Como se espera que el grueso de los tenedores entre a la reestructuración en el período temprano para aprovechar el mayor pago de intereses corridos, casi no quedarán bonos en el mercado local.

Así, aunque el MEP suele operar poco volumen y todavía quedaría la opción de hacer contado con liqui (CCL) a través de acciones, podría abrirse una ventana de alivio en el dólar paralelo en momentos en que la brecha cambiaria con la cotización oficial mayorista ronda el 80% y, por la creciente expectativa de devaluación, presiona sobre las reservas del Banco Central.