El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció que renunciará al cargo a partir del 10 de diciembre próximo, cuando Alberto Fernández asuma la Presidencia de la Nación. Con él se irá la primera línea de su gestión.

Sandleris asumió el cargo en septiembre de 2018, tras la renuncia al cargo de Luis Caputo y luego de que Mauricio Macri reformuló el acuerdo inicial con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y selló uno nuevo con mayores desembolsos y ajuste.

El primer presidente del Banco Central durante el gobierno de Macri fue Federico Sturzenegger y, en los últimos cuatro años, la inflación minorista acumulada rondará en diciembre el 300%.

La política de tasas altas de Sandleris al frente del organismo y de emisión cero no lograron frenar el avance de los precios. El dólar desbordó las bandas cambiarias previstas por la gestión del Central, que cerró con un supercepo a la compra de divisas.

De acuerdo con proyecciones de analistas, la inflación cerrará el año en torno de 55% y será la más alta desde 1991, tras la salida de la hiperinflación.

Junto con Sandleris se irá gran parte del equipo que lo acompañó durante su gestión, incluidos el vicepresidente primero, Gustavo Cañonero, y la vicepresidenta segunda, Verónica Rappoport.

La incógnita será qué pasará con el resto de los directores de la autoridad monetaria, si renunciarán a su cargo o procurarán continuar en el organismo. Se trata de los directores Francisco Eduardo Gismondi, Enrique Szewach y Fabián Horacio Zampone.

Sandleris calificó al contexto actual como "complejo". "Llevamos más de un año y medio en recesión, la inflación ha subido y la volatilidad financiera ha sido muy alta", aseguró el economista, que cedería su lugar a Miguel Ángel Pesce.

Además, afirmó que el Gobierno entrante "enfrentará desafíos importantes, como consolidar el sendero hacia el equilibrio fiscal intertemporal, reperfilar la deuda y renegociar con el Fondo Monetario son algunos de los desafíos de corto plazo".

"No es tarea sencilla", reconoció Sandleris aunque se abstuvo de brindar consejos a quienes lo sucederán en el cargo.

Por último, el presidente saliente del Central resaltó que "lo único que podría decir que con el Fondo Monetario hay que tener mucha paciencia" para las negociaciones.