Acciones y bonos locales despidieron la última rueda de junio con fuertes bajas. Fue en una jornada en la que el grupo Ad Hoc, que tiene alrededor del 32% de la deuda en dólares que el Gobierno busca reestructurar, difundió un comunicado en el que afirma que no ha habido ningún compromiso significativo con el Gobierno desde el 17 de junio pasado, a pesar de los trascendidos que aseguraban lo contrario.

Los bonistas, entre los que están los fondos BlackRock y Fidelity, afirman estar profundamente preocupados por "la falta de compromiso por parte de las autoridades argentinas". Además señalan que "el tiempo es esencial" y que todas las partes deberían estar enfocadas en "evitar los devastadores costos legales y económicos de un default prolongado".

Las acciones líderes cayeron hasta 6,8% en la Bolsa porteña y los ADRs de las empresas argentinas perdieron hasta 6,1% en Nueva York. Los bonos también culminaron la jornada con mayoría de números rojos: en Wall Street las bajas entre las emisiones locales en dólares llegaron hasta 2%, mientras que en la plaza doméstica alcanzaron el 2,3%. En este escenario, el riesgo país subió a 2.494 puntos.

Según señaló el analista de Rava, Joaquín Candia, la actitud mostrada por los acreedores este martes "le pone presión al gobierno y evidencia que las negociaciones podrían estar estancadas nuevamente, lo que no sería una buena noticia ya que de no revertirse esta situación volvería la volatilidad a los títulos públicos soberanos que se había adquirido durante el último tiempo".

"Sin embargo, a pesar de la mala noticia que afectó a estos activos, el precio de los bonos no se derrumbó por lo que los inversores siguen teniendo un view positivo sobre las negociaciones", destacó Candia. 

Con esta caída, el S&P Merval cerró el primer semestre del año con una baja de 7,2% en pesos, que medida en dólares supera el 28%. En junio el indicador líder ganó 2,3%, lejos sin embargo del 15,5% que había despegado en mayo por el cambio de expectativas sobre la renegociación de la deuda.