Tras un arranque de la jornada errático, las acciones y los bonos argentinos se afirmaron en terreno positivo, empujados por la expectativa de un inminente anuncio de acuerdo con los bonistas por el canje de deuda.

A horas del vencimiento del plazo de la última oferta oficial y luego de que el fin de semana desde Economía ratificaran su intención de no volver a prorrogar el cierre, los inversores se subieron a las versiones que hablaban de un acercamiento del Gobierno en las últimas horas con los principales grupos de acreedores que permitió llevar el canje a buen puerto.

Si bien fuentes oficiales confirmaron a este diario que el "deal" está cerrado, desde el entorno de Martín Guzmán todavía no emitieron la comunicación oficial.

Lo cierto es que los ADRs argentinos que cotizan en Wall Street se dispararon hasta 12,5%, mientras que las acciones en la Bolsa porteña treparon hasta 11,6 por ciento. El S&P Merval cerró la jornada con una ganancia de 6,6%.

Los bonos en dólares, que en el inicio de la sesión llegaron a caer hasta 3%, se dieron vuelta y culminaron la rueda con alzas de hasta 4,6% en Nueva York y de hasta 3,8% en la plaza local.

Así, el riesgo país cedió 6,6%, hasta los 2.119 puntos básicos, su menor nivel desde el 26 de febrero pasado.

Fuentes oficiales confirmaron a BAE Negocios que, tras aceleradas negociaciones en las últimas horas, se selló un acuerdo con los bonistas para reestructurar USD66.000 millones de deuda externa.

El presidente, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, estuvieron reunidos en la Quinta de Olivos, y desde allí habrían terminado de cerrar las negociaciones vía Zoom con los representantes de los bonistas, liderados por BlackRock.

El Gobierno, que había dicho que esta era la última oferta posible, habría concedido un adelanto en las fechas de pago para lograr convencer a los acreedores.

"El día de hoy el mercado de capitales argentino experimentó una fuerte reversión de los movimientos que venía experimentando hasta la media rueda, luego de que se comente que el país estaría muy cerca de acordar con los acreedores", señaló el analista de Rava Joaquín Candia.
 

"Un acuerdo es un paso clave para empezar con la recuperación económica del país ya que despejará la incertidumbre en el corto plazo lo que permitiría enfocar esfuerzos en acciones para sostener a la economía real", agregó.

Operadores anticipan que el acuerdo permitirá además relajar la presión sobre el dólar y achicar la brecha cambiaria.