Por factores estacionales, más el bono para jubilados y beneficiarios de la AUH, el financiamiento al Tesoro y la compra de dólares para engrosar las reservas, el Banco Central expandió la base monetaria (BM) 12,6% durante diciembre. Ante la proximidad de una nueva baja de tasas, algunos analistas temen, desde una perspectiva monetarista, que esto derive en un nuevo salto inflacionario. Pero otros economistas afirman que, con el control de las tarifas y el dólar, hay margen para emitir sin que se aceleren los precios.

Ayer, el Central informó que la BM creció 12,6% el mes pasado, lo que significó un alza contra noviembre del 7% sin estacionalidad. La emisión del último bimestre destinó $320.000 millones a financiar pagos de deuda y gastos corrientes del Tesoro y otros $166.000 millones a compras de dólares.

Pese a esta fuerte expansión, la BM es sólo 35% mayor a la de un año atrás, lo que implica una caída real, ya que la inflación terminó 2019 cerca del 55%. Había colchón: el expresidente del BCRA, Guido Sandleris, implementó un férreo ajuste monetario acordado con el FMI, que sólo se interrumpió tras la derrota de Mauricio Macri en las PASO.

El temor en el mercado es que en febrero, cuando se termine la alta demanda de dinero estacional producto de las vacaciones, las fiestas y el medio aguinaldo, la gestión de Miguel Pesce se tope con una fuerte presión sobre los precios y las cotizaciones cambiarias paralelas. "Si no se corrige el curso esterilizando excesos, en las próximas semanas la caída de la demanda de dinero podría acentuar el problema de liquidez impactando sobre el tipo de cambio implícito y las expectativas de inflación", advirtió el Grupo SBS.

Desde la heterodoxia, otros analistas ven margen para hacer política expansiva sin que eso ocurra. Por caso, tras el torniquete aplicado en los últimos dos años, el promedio de la base monetaria como porcentaje del PBI en el período 2016-2019 quedó en 8,5%, bastante menor a los dos Gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner: 9,7% en 2012-2015 y 9,1% en 2007-2011, según cálculos de Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina.

Además, Rajnerman cuestionó la perspectiva monetarista: "Las últimas aceleraciones inflacionarias (2012, 2014, 2016, 2018 y 2019) fueron en años recesivos. Por lo tanto, pensar en una inflación por demanda, para esta última etapa de la economía argentina, no parece lo mejor". Y si bien aclaró que esto no implica que el exceso de liquidez sea inofensivo en materia de precios, planteó que "no es el único, ni siquiera el principal, driver inflacionario", sino que se trata de "un fenómeno multicausal".

"Entonces, hay que cuidar la emisión, así como las tarifas, el dólar o la duración de contratos. Con estas variables controladas, aún con una política monetaria expansiva, la inflación bajará", concluyó.

Esta semana, en Perfil, el economista Miguel Bein opinó en esa línea: "La inflación en Argentina es cambiaria, no monetaria".

En esa clave, el cepo cambiario y el "dólar solidario" mantienen a raya el tipo de cambio oficial, mientras que el congelamiento temporario de las tarifas aplaca el otro gran motor inflacionario de los últimos años. El Ejecutivo impulsa también un pacto social para moderar la recuperación salarial, pese al desplome real del 20% en cuatro años, y controlar los precios, sobre todo en lo que respecta al componente "inercial". Además, como consiguió ayer, busca refinanciar los vencimientos de deuda en pesos para eliminar otra vía de emisión.

En definitiva, el ajuste monetario récord terminó en 2019 con la inflación más alta desde 1991. Consultado al respecto por BAE Negocios, en su última conferencia de prensa, Sandleris admitió que hubo otros factores que hicieron que esa política no fuera exitosa, entre ellos el salto cambiario post PASO.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

Guzmán buscará asegurar el sábado los votos claves para la reestructuración con el FMI

La titular del Fondo y el ministro se verán por segunda vez en Riad en el marco del G20

El Gobierno logró que el FMI declare insostenible la deuda y apoye quita a acreedores

La misión del organismo se despidió del país

La canasta básica se disparó en enero y la estimación de pobreza ya trepa al 36%

La canasta básica se disparó y la estimación de pobreza trepa al 36%

El salario real cayó 6,1% en 2019 y acumuló una pérdida de 19,5% desde 2015

El salario real perdió casi 20 puntos en los últimos 4 años

Tras la visita del FMI, el Gobierno inicia las reuniones formales con los bonistas

Tras la visita del FMI, el Gobierno inicia las reuniones formales con los bonistas

La inflación se desaceleró al 2,3% en enero, pero el regreso del IVA disparó los alimentos un 4,7%

La inflación se desacelera y le da margen al Gobierno

Con el FMI en el país, Guzmán habló de equilibrio fiscal en 2022 y superávit de 1% recién en 2023

El ministro responsabilizó al Fondo, pero hubo guiño a Georgieva

El Gobierno cambia su táctica y endurece la pulseada con los bonistas

El ministro hablará a las 17 ante los legisladores en Diputados

A la espera del dato oficial, ven desaceleración del IPC en enero y salto de 4,8% en alimentos

El IPC se desacelera, pero enero seguirá alto por alimentos

El Banco Nación lanza créditos para pymes con tasa del 27,9%

El Banco Nación lanza créditos para pymes con tasa del 27,9%