Cuarto día sin venta ni compra de dólares en los bancos, en lo que podría llamarse un "feriado cambiario" virtual. Luego de las medidas que tomó el Banco Central el martes 15 de septiembre, las entidades aún no restablecieron sus servicios para que los clientes accedan a su cupo de USD 200 mensuales, ya que continúan las tareas de adecuamiento de sus plataformas y sistemas a las nuevas restricciones. El principal problema: cómo gestionar la prohibición a los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) de comprar moneda extranjera.

En este contexto, la titular de Anses, Fernanda Raverta, organizó una reunión con su Gabinete, tras la cual el organismo previsional va a emitir un comunicado con respecto a la situación de los beneficiarios de planes sociales y la normativa del Banco Central sobre la compra de dólares, con el objetivo de aclarar la responsabilidad del organismo.

Los bancos aún no saben cómo garantizar que las personas que cobran el IFE no puedan comprar dólares, debido a que el cruce de información con la base de datos de Anses por ahora debe ser revisada de forma manual a la hora de aprobar la transacción o no, y buscan automatizarla para restablecer el intercambio de divisas, según trascendió.

Para poder adquirir dólares, el comprador debe presentar una "certificación negativa de Anses", un comprobante que constata que el usuario no cobra planes sociales como el IFE o asistencia familiar, entre otras cosas. Las entidades deben corroborar en la página web de Anses en forma manual si existe una "certificación negativa denegada" por parte del comprador, es decir, si ese comprobante le fue rechazado por recibir, efectivamente, un programa social.

Como parte de su batería de medidas para sellar el goteo de reservas (entre ellas, el recargo de 35% a la compra de divisas y consumos en dólares que se agrega al Impuesto PAIS), el Banco Central estableció que, para abrir una caja de ahorros en moneda extranjera, los bancos "deberán obtener evidencia de que el cliente posee ingresos y/o activos consistentes con el ahorro en moneda extranjera, no siendo admisible que sea beneficiario de algún plan o programa caracterizado como de ayuda social -incluyendo los subsidios de carácter alimentario".

Esto quiere decir que quedan afuera de la compra de dólares las 9 millones de personas que reciben el bono de 10000 pesos del IFE.

Según advirtió Juan Nápoli, presidente del Banco de Valores, mientras se pueda acceder al dólar "por otra vía legal, no se puede hablar de feriado cambiario informal; pero por otro lado, los bancos aún no pueden vender por la adecuación de los sistemas".

"Es una forma de ganar tiempo, no sé hasta cuando; no sé por qué no se tomó la otra medida, de directamente restringirlo para que se acceda al dólar MEP o Bolsa, que inclusive es mucho más barato y no hay que estar devolviendo con la tarjeta de crédito, cruzando datos con Anses... no me parece adecuado y el hecho de que no se pueda vender genera incertidumbre y volatilidad, que en este momento ya son demasiado", cuestionó.

Sobre esa línea, Nápoli opinó: "Estas son medidas de urgencia, que generalmente se toman un fin de semana; vimos que la situación era apremiante, pero había otras formas de hacerlo. Yo hubiera ido por otro camino, porque en esos lugares hay que llevar calma y tranquilidad".

La apuesta del BCRA es detener la salida de reservas para abastecer la compra-venta de dólares, y que sólo en agosto representó una salida de USD950 millones. 

Así, las nuevas restricciones e impuesto al dólar oficial terminaron con el "dólar  IFE", una operación que permitía un "extra" de hasta 5.600 pesos aprovechando la brecha cambiaria entre el dólar solidario y el dólar blue.

Conocida como "dólar puré" en términos generales, permitía comprar dólares a 100 y venderlos luego a 128 pesos en el paralelo, es decir que dejaba una ganancia de 2.800 pesos por cada 100 dólares operados.