El Banco Central aumentó este jueves el rendimiento de los pases a uno y siete días, un tipo de instrumento que suscriben las entidades financieras además de las conocidas Letras de Liquidez (Leliq). Fuentes de la autoridad monetaria aclararon que la decisión no modificará el piso de tasa para los plazos fijos en pesos, que hace dos semanas subió un punto hasta el 34%.

La autoridad monetaria aumentó el tipo de interés de los pases a un día al 31% y el de los pases a siete días al 34%. Catorce días atrás, había incrementado el rendimiento de los primeros al 30% y había anunciado el ofrecimiento de pases a siete días con una tasa del 33%.

Desde el BCRA explicaron que la decisión respondió a la política de "armonización con las tasas en pesos del Tesoro", que este martes en su megalicitación subió el rendimiento de la Letras a Descuento (Ledes) que vence el 30 de diciembre al 35%.

"Hubo un ajuste menor que no pasó por el Directorio porque no es necesario, no tiene que ver con una política de suba de tasas sino de la armonización con las tasas en pesos del Tesoro", señalaron las fuentes a BAE Negocios.

Mientras tanto, el interés de las Leliq se mantiene en 36%, luego del recorte de un punto que dispuso el Central el 15 de octubre.

Los pases son instrumentos similares a las Leliq que el BCRA le coloca a los bancos para controlar la cantidad de pesos en circulación. Además, el rendimiento de estos títulos impacta en el de otras tasas de corto plazo, como por ejemplo las de los fondos comunes de inversión.

Por ende, la suba de estos tipos de interés, al igual que el de los títulos colocados por el Tesoro, busca fomentar la permanencia de los inversores y ahorristas en pesos. En lo que va del mes, el Central incrementó los pases a un día en 12 puntos. Aunque en el mismo lapso bajó 2 puntos la tasa de las Leliq.

Desde distintos sectores del mercado, reclaman un incremento más importante de la tasa para las colocaciones en pesos como parte del paquete de medidas oficiales para intentar calmar la tensión cambiaria y contener las presiones devaluatorias.