Pese a la emisión monetaria récord en marzo, y un abril todavía expansivo, las expectativas inflacionarias no se disparan. Y es que la actual depresión económica no parece dar margen para remarcaciones. La emisión monetaria, que busca financiar el intento del Gobierno por contrarrestar la caída de los ingresos, no alcanza para evitar la perspectiva de una caída récord para la actividad desde el 2009. La UTDT publicó la Encuesta de Expectativas de Inflación de abril. El dato muestra lo que espera "la calle" para los próximos 12 meses: si bien subió 6,5% aún se aguarda una suba de 40,3%.