De manera similar a como ocurrió con la luz y el gas, el Gobierno abrirá un registro para poder solicitar o rechazar el subsidio a la tarifa de agua potable. Uno de los objetivos de esta medida es que los usuarios puedan renunciar al subsidio para acceder al mercado de cambios y comprar dólares al precio oficial

En los últimos días, el Banco Central dispuso que todas aquellas personas físicas que reciban ese beneficio en sus facturas de los servicios de gas, electricidad o agua potable, no podrán comprar dólares en ninguno de los canales oficiales. 

En consecuencia, muchos usuarios que habían pedido ser subsidiados para pagar el gas o la electricidad desistieron de ese beneficio, ya que optaron por seguir comprando dólares en los mercados legales, ya sea con el cupo de USD 200 del “dólar ahorro” o bien por sus variantes financieras (dólar MEP o CCL).

Por su parte, en el caso del agua corriente bajo jurisdicción de AySA, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se comenzará a implementar un esquema similar al utilizado en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE).

La autoridad a cargo de Malena Galmarini explicó a BAE Negocios que el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS) "se encuentra trabajando en un registro para desistir o solicitar el subsidio de los servicios de agua y saneamiento". El mismo, agregó, "funcionará igual que el RASE y tendrá similares requisitos para su aplicación". 

Agua: cómo funcionaría la segmentación de tarifas

Cada barrio de área atendida por AySA será incluida dentro de una de tres zonas dividas por ingreso: alta, media y baja. La primera categoría perderá el subsidio en noviembre, la segunda verá reducido gradualmente el beneficio hasta perderlo en marzo, mientras que la tercera categorización mantendrá el 15% del subsidio actual.

El área de concesión de AySA abarca la CABA y 26 municipios del conurbano

El nuevo formulario de inscripción habilitará el pedido individual para entrar o salir del subsidio, más allá de la zona en que esté clasificado el usuario. Si bien aún no se conoció el contenido preciso, se prevé las condiciones para pedirlo serán las mismas que en el gas o la electricidad. 

También se contemplarán las mismas excepciones para las tarifas aplicadas a hogares con personas con discapacidad, ubicados en barrios populares, según el registro correspondiente, o bien a comedores comunitarios y merenderos.