El banco suizo UBS considera que el rally alcista de más del 40% que experimentó el índice líder de Wall Street S&P 500 desde el pozo del 23 de marzo está apoyado en un escenario optimista pero con fundamentos concretos y que por eso, a pesar de la coronacrisis, no se trata necesariamente de una burbuja financiera. Sin embargo, prevé un flojo horizonte para los activos de la región debido a las complejas perspectivas económicas latinoamericanas.

Así lo expresó este jueves el argentino Alejo Czerwonko, director ejecutivo de estrategias de inversión de la entidad, en una conferencia virtual organizada por Quinquela Asset Management de la que participó BAE Negocios.

Los mercados globales sufrieron un desplome en marzo a raíz de la profundización de la crisis económica mundial producto de la expansión del coronavirus, que tocó su piso el 23 de marzo. A partir de ese momento, las acciones protagonizaron un fuerte repunte que las devolvió hasta los máximos prepandemia.

Para Czerwonko, esta suba está apoyada en una serie de fundamentos:. “El pico de casos pasó en buena parte de Europa y Estados Unidos; las economías globales empezaron a abrirse y a pesar de eso no hubo segundas olas de contagios de magnitud; las últimas semanas hubo progresos marcados en la solución médica a la enfermedad (tratamiento, vacuna y diagnóstico); y hubo una inyección sin precedentes de estímulo monetario y fiscal, que ya superan ampliamente los de la crisis financiera internacional de 2008”.

En ese marco, consideró que “la normalización económica va a continuar en el segundo semestre”. Pero aclaró: “Va a ser una recuperación accidentada. Va a haber segundas olas contenidas de la enfermedad. Recién cuando haya vacuna, en la primera mitad de 2021, va a haber condiciones para una recuperación más sostenible”.

Por eso, pese a que sostuvo que la tendencia es positiva, afirmó que el balance de riesgo de los inversores “está sesgado al alza” y que eso sugiere posibles correcciones. “Hay un soporte fundamental al comportamiento accionario de los dos últimos meses pero los mercados se adelantaron y pricearon muchas buenas noticias; los precios del S&P 500 son de un escenario positivo más que de un escenario intermedio”, apuntó.

Respecto de la renta fija, el ejecutivo de UBS planeó un escenario más conservador, con precios “más cerca del escenario base”. Con todo, afirmó: “No creemos que haya que esperar que se vuelvan a testear niveles tan bajos como el del 23 de marzo”.

En cuanto a América Latina las perspectivas que marca UBS son más sombrías. “El golpe económico será el más profundo de la historia de la región”, aseguró Czerwonko y agregó: “Ya venía de seis años de crecimiento a tasas menores que EE.UU. y, como consecuencia, este shock va a dejar secuelas económicas, sociales y políticas muy duras. Difícilmente se vuelva a crecer más que el mundo desarrollado en los próximos años”.

Dentro del marco regional, la situación argentina es aún más problemática producto de la crisis de deuda. “Las perspectivas de crecimiento e inflación para el país son complejas. El resultado de la reestructuración será fundamental y todavía no hay gran claridad de lo que pasará al respecto”, afirmó. Czerwonko evitó opinar sobre el proceso de negociación en curso, que transita su recta final con una inminente enmienda a la oferta oficial, ya que UBS es asesor financiero del Comité de Acreedores de Argentina que lidera Hans Humes, CEO del fondo Greylock.