El Gobierno realizará hoy un canje de Letras del Tesoro en pesos por dos bonos que suman USD750 millones de valor nominal, para cubrir y alargar vencimientos de deuda del próximo año. Existe expectativa en el mercado por la operación y polémica por el nivel de endeudamiento que está teniendo el Tesoro, a tasas consideradas muy altas por los analistas.

Economía ofrecerá entregar títulos que vencen en el 2030 por hasta USD400 millones y otros del 2035 por USD350 millones. El canje ofrecido es similar al que ya realizó en noviembre y busca descomprimir vencimientos en moneda local en la primera mitad del año próximo y evitar que los pesos que vuelven a los inversores, al vencer los títulos, impacten sobre el tipo de cambio.

Economía quiere entregar los bonos sobre todo a fondos que están queriendo hacerse de dólares en el mercado del contado con liquidación, para descomprimir ese mercado y mantener a raya la brecha cambiaria, una estrategia que está dando resultados.

El Tesoro entregará bonos global 2030 y 2035, que se negocian en el mercado secundario a un precio de USD39 y USD35, respectivamente, por cada 100 de valor nominal. Dados los plazos de vencimiento y el precio de mercado, son papeles que muestran un retorno implícito para el comprador de 16% anual para el bono al 2030 y del 14,6% para el título al 2035, según analistas.

La colocación del mes pasado y la que se hará hoy ocurren al mismo tiempo que el resto del mundo emite deuda a tasas muy bajas. Así, la deuda europea rinde 0% o menos, Perú colocó días atrás un bono a 100 años a una tasa del 3,75% y Brasil hizo lo propio con tres títulos -a 5, 10 y 30 años- a una tasa promedio del 3%. Sin embargo, el ministro de Economía, Martín Guzmán, sostiene que la tasa de interés que convalida Economía es “mucho menor que la que calculan los mercados”.

Guzmán argumenta que “como es un canje, cuando se emite esa deuda hay que subastar con títulos en pesos. Lo que obtuvimos es que la tasa implícita en ningún caso sea del 17%. Se entregaron dos bonos: para el AL30 la tasa fue del 5,63%, porque no compraron al tipo de cambio oficial, sino que los inversores pagaron un valor cercano a los $150 por dólar en promedio; y para el AL35 resultó del 7,18%