La semana de pesimismo en el valor del crudo continúa y este miércoles el horizonte es incierto para el "oro negro" aunque desde el inicio, en el mercado de futuros de Nueva York, el valor del WTI se posiciona en USD11,35 el barril, lo que marca una nueva caída de 1,73% para su entrega en junio, de acuerdo al precio de referencia en el mercado norteamericano.

Las empresas de fracking suman una deuda de más de USD100.000 millones. En este contexto, Donald Trump idea un plan de salvataje para las petroleras en medio del contexto recesivo mundial por impacto de la pandemia de coronavirus.

El barril de crudo Brent, por su parte, que se valúa en el mercado electrónico de Londres (ICE) muestra una ínfima recuperación de 0,21% y avanza USD19,36 para su entrega en el sexto mes de mes del año, después de haber tocado en su última jornada un piso histórico por debajo de los USD20, su peor registro desde 2001.

El escenario con números negativos en la matriz motor global no logra remotar y el FMI vaticina que la crisis generada por la pandemia alcanzará a niveles de la Gran Recesión de 1929, que se traduce en un caída en la demanda de 30 millones de barriles diarios. 

Rusia se muestra con mayor espalda ante la sobreoferta y pone en marcha la concreción de extender sus fronteras petrolíferas, y Arabia Saudita se acopla al cese de producción. La Casa Blanca lanza una estrategia de compra masiva para alimentar su reserva por 75 millones de barriles, aunque no mueve la vara en el stock mundial.