Warren Buffett y su equipo fueron vendedores bastante activos en la bolsa durante el primer trimestre del año: redujeron 13 posiciones en la cartera de acciones de Berkshire Hathaway, según se supo este lunes tras la presentación de un informe que demostró la estrategia de abandonar o reducir considerablemente las participaciones, especialmente en los sectores financiero y energético. El dato extraordinario, según Reuters, es que Berkshire vendió casi todas sus participaciones en Wells Fargo & Co, ya que Buffett abandonó una inversión de más de 31 años que había sido una de las más exitosas antes de que el banco fuera derribado por escándalos por maltrato a los clientes.

Además, la cartera de Warren Buffett apostó fuerte por la compañía de seguros Aon, a la que compró 4.1 millones de acciones, el 0,4% del total de la cartera, por un valor de 942,6 millones de dólares al final del primer trimestre. La inversión en este campo no es nueva: Berkshire ya posee GEICO y General Re, entre otras unidades de seguros.

Gracias a la inversión del multimillonario estadounidense, las acciones de Aon subieron más del 2% en operaciones extendidas tras la noticia. De esta manera, la acción de la aseguradora ya se recuperó más del 20% en 2021, después de un 2020 de pocas emociones.

Por otra parte, Buffett también invirtió en la cadena de supermercados Kroger (KR), en donde logró una mejora significativa del 52% en las tenencias y posee poco más de 51 millones de acciones por un valor aproximado de 1.800 millones de dólares. Traducido en el valor de la cartera de Berkshire Hathaway, esto representa el 0,68%.

Buffett apuntó a Kroger

Los recortes de Warren Buffett

Buffett y sus lugartenientes vendieron la totalidad de las participaciones de BRK.B en la firma de arenas petrolíferas de Candian Suncor Energy (SU) y la empresa de tarjetas de crédito con sede en Connecticut Synchrony Financial (SYF).

También redujeron drásticamente el componente Chevron (CVX) de Dow en más de la mitad durante el primer trimestre, un movimiento sorprendente teniendo en cuenta que inició la apuesta por primera vez hace apenas un trimestre, en los últimos tres meses de 2020.

Sin embargo, su mayor recorte fue en el reconocido banco Wells Fargo. Allí, la compañía recortó sus participaciones en Wells Fargo (WFC) en un 98%. Así, continuó con la salida de los grandes bancos, después de vender sus acciones de Goldman Sachs (GS) y JPMorgan Chase (JPM) en 2020.

¿Qué pasó con Wells Fargo, una inversión que Warren Buffett había hecho hace 31 años? Hace muy poco, la reputación del banco quedó destrozada por las revelaciones de que los empleados que enfrentaban s abrieron millones de cuentas no deseadas, cobraron tarifas hipotecarias innecesarias y obligaron a los conductores a comprar un seguro de auto que no necesitaban.

El banco Wells Fargo tuvo un escándalo por maltratar a sus clientes

Esta conducta no era nueva, sino que surgió de la estrategia de larga data de Wells Fargo de vender más productos por cliente o venta cruzada. A Buffett no le gustó nada: en febrero del año pasado declaró a CNBC que el sistema de incentivos de ese banco era "tonto", y que se demoraron en hacer las cosas correctamente.

"Lo importante es que lo ignoraron cuando se enteraron", dijo. “Es absolutamente necesario atacar un problema tan pronto como ocurra, y lo sabes. Y si eso hubiera sucedido, los accionistas de Wells Fargo estarían mucho mejor".

Berkshire había comenzado a invertir en Wells Fargo, con sede en San Francisco, en 1989. Había gastado al menos 12.7 mil millones de dólares en sus acciones, construyendo una participación del 10%.

Sin embargo, en una presentación regulatoria el lunes, la compañía de Warren Buffett dijo que poseía solo 26,4 millones de dólares en acciones del cuarto banco más grande de EEUU. El número sorprende al compararlo con enero de 2018, cuando tenían alrededor de 32 mil millones de dólares.