A pesar de las reestructuraciones de deuda concluidas, las provincias continuarán expuestas a un "elevado riesgo de refinanciación en el mediano plazo", consignó un informe de la calificadora de riesgo Moody's

El documento indicó que la mayoría de las jurisdicciones lograron reestructurar de manera exitosa los títulos emitidos en el mercado internacional, permitiéndoles aliviar los servicios de deuda de los próximos años.

"Sin embargo, necesitarán contar con acceso al mercado para enfrentar los pagos de capital e intereses en el mediano plazo. La flexibilidad fiscal de las provincias argentinas seguirá siendo limitada en los próximos años", apuntó Moody's. 

Para la agencia calificadora de riesgo, es negativo el incremento de la dependencia de las provincias a ingresos de origen nacional, en conjunto con la alta participación del gasto en personal sobre los gastos corrientes (60% en promedio), que conlleva a una limitada flexibilidad en términos de ingresos y de gastos, ante continuas presiones inflacionarias y de liquidez

"Esperamos que las provincias continúen enfrentando desafíos considerables dada la elevada incertidumbre en torno a la recuperación económica, sujeta a la duración y severidad de los efectos del coronavirus y a la repercusión final de las medidas económicas tomadas para contener su propagación", amplió.

La carga de intereses en relación a los ingresos de las provincias disminuirá en 2021 y 2022. Pero los servicios de deuda en relación a los ingresos se han incrementado en los últimos años, principalmente por las variaciones del tipo de cambio al contar con una elevada proporción de deuda en moneda extranjera. 

Para 2021 y 2022, se espera un alivio temporal en la carga de los servicios debido a que la mayoría de los procesos de reestructuración llevados a cabo por las distintas provincias contemplaron una reducción de las tasas de interés para los primeros años, con incrementos escalonados o step-up en adelante, concluyó Moody's.