Con sus caras de colores y su enigma matemático, los cubos rubik o cubos mágicos hipnotizaron a miles de chicos y grandes en la década del '80. Hoy en día, 45 años después de su invención accidental, volvió a tener legiones de fanáticos que lo manipulan en alguna de sus versiones modernizadas derivadas de la pasión por el original. Es uno de los juguetes que más se regalan en estas Fiestas. Torneos interescolares y competencias improvisadas en algunas empresas locales muestran que el entusiasmo no se apaga.

Fue inventado en 1974 por el profesor de arquitectura Ernö Rubik, con la intención de mostrar a sus alumnos las propiedades del espacio tridimensional y poder estudiar también cómo se producen los giros en el espacio. Seis años después se producía en masa y, con el tiempo, el cubo mágico se convirtió en uno de los juguetes más comprados en el mundo. Según algunas estimaciones se vendieron apróximadamente 4,5 millones de unidades por año desde ese momento.

El desafío original del cubo, por supuesto, era resolverlo. Para eso se idearon distintos algoritmos, algunos con más pasos que otros. Hoy en día, con los tutoriales disponibles en Internet, la hazaña de desentrañar la lógica de sus caras no es la misma. Sin embargo, proliferan las competencias de speedcubing, en las que los participantes intentan resolverlo en el menor tiempo posible.

Variantes de un juguete siempre vigente

Con forma de triángulos, círculos, hexágogonos, mucho más de 9 compartimentos por cara (del 3x3x3 al 13x13x13) y en versiones made in China, por estos días inundaron las vidrieras de jugueterías decoradas para Navidad. Ya no todos sean quizás técnicamente el Rubik. La locura por el cubo no es sólo cuestión de chicos, se ha visto más de uno en los escritorios de expertos en sistemas de algunas empresas locales.

Según describe un artículo en el diario ABC, de España, el primero que hizo un estudio matemático sobre este cubo, desarrolló una notación para poder describir los movimientos que se hacen en él y publicó una de las primeras soluciones conocidas fue David Singmaster, matemático americano que en aquel momento trabajaba en Londres. Singmaster es, entre otras cosas, coleccionista de puzles mecánicos y libros y un estudioso de la historia de la matemática recreativa. Escribió la famosa guía "Notes on Rubik's 'Magic Cube'", y desarrolló un método de escritura para describir los giros de las caras del cubo. Esa notación se ha convertido en el estándar, y ahora se conoce como "Notación Singmaster".

Según cálculos matemáticos, el juguete tiene más de 43 trillones de posibilidades de permutaciones diferentes.

El inventado por Rubik no es el único cubo que se empleó con fines recreativos. Aunque menos conocidos, tal vez puedan explorarse también el Cubo Soma de Piet Hein o el Cubo de Bedlam, que no es nada sencillo.

Pasatiempos para ejercitar la mente, trabajar la concentración y reducir el estrés.

Más notas de

Paula Boente

Piscinas porteñas: chapuzón de verano

Cómo pasar el verano en busca de un chapuzón

Avenue 5: odisea alocada de turismo espacial

Hugh Laurie, de Dr. House a capitán de un crucero espacial de lujo en Avenue 5.

Piedra libre: rincones de Argentina para descubrir

Cono de Arita, en la provincia de Salta

Más cerca del cielo: bares de altura

Más cerca del cielo: bares de altura

Drácula: el enigma del príncipe de las tinieblas

Drácula, terror gótico en clave policial

Tendencias Fitness 2020: poner el cuerpo en acción

Tendencias Fitness 2020: poner el cuerpo en acción

Sidra, para brindar todo el año

Sidra, para brindar todo el año

The capture: gran hermano y fake news, en un thriller inquietante

Por su trama de tensión ajustada algunos la comparan con otro éxito británico: Bodyguard

El cubo de Rubik, un invento accidental que se convirtió en regalo estrella de las Fiestas

El cubo de Rubik: uno de los regalos estrella de las fiestas

Cuerpo y mente: cómo evitar el estrés de fin de año

Cómo evitar el estrés de las fiestas de fin de año