Es una de las visitas más esperadas. El tatuador estadounidense, uno de los más aclamados del mundo y famoso por participar del programa Ink Master conducido por Dave Navarro, respondió a BAE Negocios.

­—¿Cómo aprendiste a tatuar?
—Conocí a Carlos, un hombre que acababa de salir de prisión y estaba tatuando afuera de su casa. Solíamos dibujar juntos y un día me preguntó si quería hacer un tatuaje. Sólo iba a hacer uno pero en cuanto la gente se enteró, empezaron a hacer fila en la puerta: no porque fuera bueno sino porque era barato.

—¿Algún consejo para principiantes?
— Que vayan a la escuela de arte. Obviamente no es necesario para ser tatuador , pero lo que aprendés ahí te va a ayudar a destacarte. También, que dibujen. íTodos los días!

— ¿Cómo describirías esta era del tatuaje?
—Super competitiva. El talento en la industria es 100 veces mayor al que había allá por el 98. Los artistas que están en la cima se ganaron su lugar. Creo que el comienzo de esta ola empezó en el 2006, que fue cuando empezaron a transmitirse los programas de TV e internet se convirtió en un medio para mostrar los trabajos.

—¿Cómo trabajas con el color?
— Solía usar muchos colores pero con los años me centré en una paleta más limitada. En los últimos cuatro años estuve estudiando la volatilidad de los pigmentos y me di cuenta de que algunos colores no resisten la prueba del tiempo (más que nada los naranjas). Descubrí que todos los colores están hechos de 14, entonces traté de centrarme en una paleta básica y mezclar esos 14 colores. Ahora mi color favorito es Flamingo Pink. Voy a contar un poco más sobre esto en mi seminario.

— ¿Vas a tatuar en Buenos Aires?
— Sí. Tengo un par de tatuajes previstos y estoy muy entusiasmado.