Elon Musk, fundador de la empresa SpaceX, volvió a Twitter luego de una corta ausencia para hablar sobre la última explosión del Starship SN9, una nave pensada para futuras misiones tripuladas con destino a la Luna y Marte. "Fuimos muy tontos", respondió el magnate ante la consulta sobre qué había fallado con el cohete.

El pasado miércoles el Starship SN9 despegó en Boca Chica, en el estado de Texas, en Estados Unidos. Luego de ascender 12 kilómetros, comenzó a caer mientras pegaba volteretas. Al no lograr enderezarse, tocó tierra y explotó en una gigante bola de fuego. En ese momento, Musk no comentó nada al respecto.  Sin embargo, el locutor que relataba el lanzamiento en vivo para redes sociales dijo optimísticamente que había que "trabajar un poco en el aterrizaje".

Según los últimos informes del accidente indican que uno de los dos motores Raptor no se volvió a encender antes de regresar al suelo, lo que provocó que el SN9 se desplazara demasiado rápido como para realizar un aterrizaje seguro.

Miles de usuarios enviaron preguntas a Elon Musk en Twitter, y el fundador de tesla decidió volver a la red social para responder muy sintéticamente que él y su equipo "fueron muy tontos". 

"Fue una tontería de nuestra parte no encender 3 motores y apagar inmediatamente 1, ya que se necesitan 2 para aterrizar", explicó Elon Musk. "Los motores tienen un punto de aceleración mínimo donde hay riesgo de avería, por lo que aterrizar en 3 motores significa un alto empuje/peso (más lejos del punto de vuelo estacionario), lo que también es riesgoso", agregó.

Además, enumeró cuáles serán los próximos arreglos que realizará la compañía para el próximo Starship:

  1. Torre de lanzamiento orbital que se puede apilar
  2. Suficientes motores Raptors para el refuerzo de órbita
  3. Mejorar la masa del barco y del propulsor