Después de más de diez años de investigaciones, astrónomos de la NASA descubrieron que en la Vía Láctea existen más de 300 millones de planetas potencialmente habitables. Un estudio de la agencia espacial estadounidense determinó que los planetas estudiados pueden soportar agua líquida en la superficie, algo que es crucial para poder albergar vida. Estos cuerpos se encuentran a un promedio de 30 años luz del Sol, mientras que el más cercano está a 20 años luz.

Esta distancia es actualmente imposible de cubrir por una nave tripulada. De hecho, lo más lejos que llegó el hombre fue al lado oscuro de la Luna, que queda a unos 400 mil kilómetros. Un solo año luz son 9.460.730.472.580,8 kilómetros, por lo que todavía queda mucho por descubrir antes de poder lanzarse a la aventura de colonizar estos planetas

Sin embargo, este hallazgo da el pie para realizar más investigaciones que buscarán comprender cuál es el papel de la atmósfera de un determinado planeta para soportar agua líquida.

El descubrimiento fue realizado luego de recopilar datos del observatorio espacial Kepler, el instituto SETI y la misión GAIA de la Agencia Espacial Europea. Estos datos fueron utilizados para  conocer el brillo y la posición de miles de estrellas de la Vía Láctea y así determinar las zonas habitables.

“Esta es la primera vez que hemos reunido todas las piezas del puzzle para proporcionar una medida fiable del número de planetas potencialmente habitables de nuestra galaxia. Estamos un paso más cerca en el largo camino para descubrir si estamos solos en el cosmos”, declaró el investigador Jeff Coughlin, director de la Oficina de Ciencia de Kepler e investigador de exoplanetas en el Instituto SETI y parte del equipo que publicó el trabajo en la revista The Astronomical Journal

La Vía Láctea alberga el Sistema Solar en donde está el planeta Tierra

“Saber lo comunes que son los diferentes tipos de planetas es extremadamente valioso para el diseño de próximas misiones de búsqueda de exoplanetas. Las encuestas dirigidas a planetas pequeños y habitables, dependerán de resultados como estos para maximizar sus posibilidades de éxito”, agregó la astrónoma Michelle Kunimoto, también parte del equipo de investigación.

Kunimoto, que recientemente integra el equipo de Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, detalló que, en las estimaciones previas del número de exoplanetas potencialmente habitables que hay en nuestra galaxia, se basaron en gran medida en la distancia del planeta a su estrella. El reciente descubrimiento considera cuánta luz llega al planeta desde su estrella, lo que tiene relación directa con la probabilidad de que el planeta pueda contener agua líquida.

La ecuación de Drake, una de las claves para el estudio

La Ecuación de Drake es un argumento probabilístico que detalla los factores a considerar al estimar el número potencial de civilizaciones tecnológicamente avanzadas en la galaxia que podrían detectarse. ESta fórmula también se considera a menudo como una hoja de ruta para la astrobiología y guía gran parte de la investigación en el Instituto SETI.

Para desarrollar una estimación razonable, los investigadores observaron exoplanetas de tamaño similar a la Tierra y, por lo tanto, es más probable que sean planetas rocosos. También observaron las llamadas estrellas similares al Sol, de aproximadamente la misma edad que nuestro astro y aproximadamente a la misma temperatura. Otra consideración para la habitabilidad es si el planeta podría tener las condiciones necesarias para soportar agua líquida.

Las estimaciones anteriores sobre la determinación del número de exoplanetas potencialmente habitables que hay en nuestra galaxia se basaron en gran medida en la distancia del planeta a su estrella.

Esta nueva investigación también considera cuánta luz llega al planeta desde su estrella, lo que afectaría la probabilidad de que el planeta pueda contener agua líquida. Al tener en cuenta los datos de Kepler y Gaia, los resultados reflejan mejor la diversidad de estrellas, sistemas solares y exoplanetas en nuestra galaxia.

Elon Musk, el primero en plantear el turismo espacial

Elon Musk, cofundador de PayPal y Tesla, creó SpaceX en 2002 en California, EE. UU., con la idea de desarrollar el turismo espacial, aunque la gran meta de su creador es que algún día los humanos logren colonizar Marte. Con esta idea, SpaceX se asoció con SpaceAdventure, una empresa de turismo de EEUU que ya ha llevado a ocho entusiastas adinerados a la Estación Espacial Internacional (ISS en sus siglas en inglés).

"Nuestro objetivo es tratar de alcanzar aproximadamente dos o tres veces la altura de la estación espacial", dijo a la AFP el presidente de Space Adventure, Tom Shelley.

Space Adventure anunció que antes de enviar a turistas espaciales más allá de la ISS su intención es ofertar a dos personas billetes para la estación que viajarán a bordo de un cohete riso en 2021. Por otro lado, alertó que la misión de conquistar la Luna como destino turístico fue abandonada de momento, aunque no se descarta regresar en un futuro.

Es que con descubrimientos de agua en la Luna y en Marte, estos dos cuerpos espaciales se convirtieron en mundos redituables económicamente. Elon Musk no abandona la idea de colonizar planetas y hacer turismo alrededor del espacio. Ya envió en marzo la primer nave tripulada. Ahora, con 300 millones de planetas como posibles destinos, tendrá que ajustar las naves para poder llegar aun más lejos.