La costumbre de tomar mate forma parte de la identidad de los argentinos. Conocemos el rito de cebarlo y compartirlo. Esta tradición rioplatense viajó más lejos de lo que nos imaginamos. En la otra punta del mundo, en Siria, la yerba también es furor.

Un artículo de la BBC relata de qué manera tomar mate se tornó una costumbre muy común entre los ciudadanos de ese país de Medio Oriente en las últimas décadas. A tal punto llega el interés sirio que esa nación ya es el mayor comprador de ese producto en el mundo. La historia migratoria en común está detrás de esta pasión.

Omar es de Yabroud, una ciudad unos 80 km al norte de Damasco, la capital siria. "Yo desde pequeño tomo mate. Tenía 4 ó 5 años y me acuerdo que mi tío viajaba de acá para allá y nos llevaba yerba. Toda la familia toma mate", le cuenta a BBC Mundo, haciendo referencia a los viajes de su tío a Argentina en la década de 1970. Se calcula que ciudadanos sirios y libaneses comenzaron a asentarse en Argentina entre 1860 y 1870. Según los registros irregulares de la época, por ese entonces llegaron unas 600 personas.

"Los descendientes de árabes son hoy en día considerados como el tercer grupo de origen inmigrante en Argentina, después de los italianos y de los españoles", añade el informe publicado en 2011 por el (CONICET).

"Desde su llegada a Argentina, los emigrados del Imperio Otomano se acostumbraron a tomar mate, y los que retornaron a sus tierras exportaron el hábito", señala la investigadora francesa Hélène Desmet-Grégoire citada por la publicación inglesa.

Tal fue la aceptación del mate en la cultura siria que la demanda de yerba en el país de Medio Oriente empezó a crecer. Durante el año pasado, Argentina exportó casi 40 millones de kilos de yerba, convirtiéndolo así en el primer país exportador del producto por encima de Brasil con 36 millones. El 80% de ellas va hacia Siria y Líbano. El primero compró 31 millones kilos de yerba en 2019 y el segundo completó con unos 751.000 kilos.

Si bien las cifras de exportaciones se mantienen año a año, la guerra en Siria complicó la negociación del producto. Según datos brindados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate, entre 2013 y 2017 hubo una merma en las exportaciones de yerba mate a Siria, pero en 2018 se normalizó el suministro y marcó un récord, con la compra por parte de ese país de 34,5 millones de kilos.

Cómo se toma allá

"El mate en Siria se toma igual que acá (por Argentina), pero en algunas zonas se toma de forma individual. Comparten la pava o el termo y cada uno tiene su bombilla", detalla Omar Kassab, que vive en Misiones y dirige la empresa Yerbatera Hoja Verde es una de las dos compañías sirias, además de varias otras argentinas, que producen y exportan yerba mate al país de Medio Oriente.

Y agrega que "se toma en vaso de vidrio porque es mucho más higiénico para poder sentir bien el gusto de la yerba".

En Siria, tomar mate también es una ceremonia en la que tiene que estar presente la yerbera, azucarera, una fuente, una taza pequeña para que cuando se lava la yerba se cambia. También se acompaña con pistacho, semillas de zapallo, con algo dulce o salado.