A pesar de que el avance de la tecnología y sus aplicaciones tienen más de una predicción apocalíptica respecto de su impacto negativo en el mundo laboral, comienzan a surgir voces que inyectan una dosis de optimismo de cara al futuro cercano. Un estudio del Adecco Group Institute concluye que, lejos de convertirse en un obstáculo para la creación de empleo, la tecnología traerá consigo beneficios.

Y es que gracias a la tecnología una jornada laboral de 1970 se completa en el presente en tan solo una hora y media, de acuerdo con el sondeo en el que se encuestó a más de 200 directores de RRHH a nivel global.

El sondeo reveló que los expertos no creen que la aparición de máquinas y robots en el mercado laboral sea sinónimo de destrucción de empleo. El 74% de los profesionales en esta materia pronostican que la Inteligencia Artificial (IA) no supondrá peligro alguno, en tanto que un 72% cree que las tecnologías mejorarán las condiciones de vida de los empleados.

Según esta visión optimista, en unos años las máquinas se encargarán de tareas rutinarias como el intercambio de información, el análisis de datos tanto estructurados como desestructurados y las destrezas manuales, labores que hoy en día entorpecen el trabajo diario. En esa línea, el 48% de los expertos señala el intercambio de información y el análisis de datos desestructurados como la función en la que más incidirá el desarrollo de estas tecnologías.

En este contexto de cosas, el Grupo Adecco pronosticó que, en los próximos 10 años, las labores con poco valor agregado podrían verse reducidas hasta en un 20%, lo que equivaldría a 8 horas semanales o, lo que es lo mismo, a una jornada laboral completa diaria.

Las nuevas tecnologías también permiten un mejor manejo de cargas pesadas

De forma tal que la implementación de estos sistemas no solo traería aparejada una mejora en la calidad de vida de las personas, sino que conllevará también un aumento exponencial de la productividad de las empresas, opinión en la que coincide el 98% de los encuestados.

Tiempo de calidad

Lejos de ser un enemigo para la creación de empleo, los expertos confían en que, si se implementan correctamente, estas tecnologías pueden revolucionar el modo en el que la gente trabaja y vive y crear sociedades más productivas y felices.

La clave para este progreso sería la generación de relaciones fructíferas entre seres humanos y máquinas a través de actividades híbridas. Para poder llevar a cabo dichas acciones, se necesitarán nuevas competencias a las que se las ha denominado fusion skills (competencias combinadas, en español).

De acuerdo con el documento de Adecco Group, entre estas nuevas competencias una de las más destacadas es la denominada "rehumanización del tiempo", que contribuye a generar un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral para el ser humano. De este modo, las horas que las organizaciones ganen gracias a la Inteligencia Artificial se pueden invertir en dar a las personas incentivos como una mayor flexibilidad horaria.

Las máquinas y robots son excelentes para tratar datos y análisis, pero los humanos les llevan ventaja en las conocidas como soft skills, o habilidades blandas. En este sentido, un informe, lanzado por Accenture Strategy, asegura que duplicar la inversión en habilidades blandas reduciría el porcentaje de trabajos en riesgo por la automatización del 10% al 4 por ciento. Y esto debido a que las capacidades verdaderamente humanas, como el liderazgo, la empatía y la creatividad, serán habilidades imprescindibles en la economía y en el mercado laboral del futuro. Que no está tan lejos como parece.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) estima que un 32% de los puestos de trabajo en los países que la integran sufrirán cambios significativos y en torno a un 14% está en riesgo de automatización. Mientras que un informe del Foro Económico Mundial pronostica que para 2025 las máquinas realizarán más tareas que los humanos, en comparación con el 71% que realizan las personas actualmente.

Para mitigar las consecuencias de este proceso, el Grupo Adecco apuesta por que 375 millones de personas, equivalente a un 14% de la fuerza laboral mundial, transformen sus capacidades para el año 2030. En esta misma dirección, otro estudio liderado por la Institución Brookings, de Washington DC, refleja que los trabajadores con títulos de posgrado o profesionales estarán casi cuatro veces más expuestos a la IA que los trabajadores con solo un título de secundaria.

Por eso, y porque al mismo tiempo aparecen puestos de trabajo que antes no existían -un 67% de los profesionales opina que la eliminación de estos puestos se verá claramente compensada por la creación de otros nuevos-, los empleadores han de centrarse en el desarrollo del talento adaptable y en la recapacitación. En todos los niveles de cualificación, pero sobre todo en los más elevados, el personal necesitará aprender competencias como la adaptabilidad, la inteligencia social, la comunicación y la resolución de problemas. La formación continua tendrá una función clave y el reciclaje será necesario para la adquisición de estas capacidades.

En palabras de Alain Dehaze, consejero delegado del Grupo Adecco, "a este ritmo de progreso tecnológico, un trabajador pierde cada tres años el 40% de sus habilidades. En caso de no reciclarse y formarse continuamente, en una década queda completamente obsoleto". Con esto en mente, el ejecutivo resalta que es prioritario mejorar las habilidades y "reciclar" a millones de personas en todo el mundo en los próximos años, equipando a los individuos para prosperar en la era de la IA.

Más seguridad

Por último, la salud y la seguridad del lugar de trabajo también se verán condicionadas positivamente por la Inteligencia Artificial. La automatización de tareas peligrosas como la detección y desactivación de explosivos y un mejor manejo de cargas pesadas gracias a las nuevas tecnologías, deberán transformar el espacio laboral en un lugar más seguro.

Avances como éste podrían aliviar significativamente la presión sobre los empleados y reducir la probabilidad de accidentes. Además, los robots pueden hacer las tareas que los humanos no, permitiendo a las empresas ir superando limitaciones sin comprometer la seguridad de los empleados.

Más notas de

Hector Medina

Duelo filosófico por los efectos de la pandemia en el capitalismo

Para Zizek, el coronavirus será para el capitalismo un golpe mortal al estilo Kill Bill

"Lo único que hay que hacer es tratar de que no se caigan las empresas"

Marcelo Elizondo, docente en el ITBA

La innovación será la habilidad más requerida

La posibilidad de capacitarse es una de las más valoradas

El FMI llamó a la acción global para salvar vidas y preservar la economía

El FMI tiene 1 billón de dólares de capacidad financiera para asistir a los países en desarrollo

La FED comprará activos sin límite para mantener a flote la economía

La FED comprará activos sin límite para mantener a flote la economía

Escándalo en EE.UU. por senadores republicanos que vendieron acciones antes del crash del coronavirus

Escándalo en EE.UU. por senadores republicanos que vendieron acciones antes del crash del coronavirus

El FMI recomienda alivio fiscal y subsidios a América Latina para afrontar la pandemia

El FMI recomienda alivio fiscal y subsidios a América Latina para afrontar la pandemia

La "tasa Google", una medida que podría favorecer a los países en desarrollo

La "tasa Google", una medida que podría favorecer a los países en desarrollo

“El multilateralismo es el mejor escenario posible para América latina ante la disputa EE.UU.-China”

“El multilateralismo es el mejor escenario posible para América latina”

Inteligencia artificial y empleo: entre el optimismo y la realidad

Los optimistas de la Inteligencia Artificial