El monstruo del Lago Ness, en Escocia, ha sido motivo de cuentos, leyendas, películas y libros a lo largo de la historia. Desde su primer y supuesto avistamiento hace 1655 años, miles de párrafos se han dedicado a la criatura que atormentaba a los habitantes de la pequeña localidad en las tierras altas de Escocia. Sin embargo, Henry Bauer, profesor retirado del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia, quiere poner punto final a todas las hipótesis que rodean al fenómeno. 

De acuerdo con el experto de 89 años, el monstruo sería en realidad una antigua tortuga marina que todavía no ha sido descubierta y que pudo quedar atrapada en el lago cuando los niveles de agua se redujeron a finales de la última Edad de Hielo hace unos 12.000 años.

"Todo lo descrito para los monstruos del lago Ness coincide con muchas especies de tortugas vivas, así como tortugas extintas, como la respiración del aire, pero pasando períodos muy largos en aguas profundas, que se aventuran a salir a la tierra y tienen un movimiento muy rápido en el agua y capacidad de estar activas en aguas muy frías y sus cuellos son relativamente largos", aseguró.

Una de las imágenes antiguas de avistamientos de "Nessie"

"La idea más popular es que el monstruo del lago Ness tiene una relación con los dinosaurios extintos. Pero esto es difícil de sostener considerando la rareza de los avistamientos en la superficie y mucho menos con los avistamientos ocasionales en tierra", agregó Bauer.

Para el experto tampoco es plausible la teoría de que "Nessie" serían en realidad anguilas gigantes, la cual fue barajada por un equipo de investigadores de Nueva Zelanda que realizaba un análisis de ADN en el lago Ness en 2019.

“Ninguna evidencia apoya la idea de que se trate de anguilas monstruosamente grandes”, dice Bauer.

Los avistamientos del monstruo y sus apariciones a lo largo de la historia

La mayoría de los científicos y otros expertos afirman que las pruebas que apoyan la existencia de Nessie no son convincentes, y consideran dichos informes fraudes o identificaciones erróneas de criaturas reales.

Muchos habitantes locales argumentan a favor de su existencia, sin embargo algunos escépticos sugieren que estos rumores de Nessie existen en su gran mayoría para favorecer a la industria del turismo y al folclore local.

El mito escocés se remonta al siglo VI.  El primero de esos relatos fue escrito en el año 545 d. C. en una biografía de San Columba. Según este texto, la criatura mordió a un nadador y estaba preparada para atacar a otro hombre cuando Columba intervino. Ordenó a la bestia que “regresara” y ella obedeció.

En teoría, el monstruo fue visto 12 veces en 2020. En diciembre, una pareja que visitó el lago dijo que vio a una criatura emerger repetidamente. La noticia llegó semanas después de que el sonar de un barco detectara un objeto de 33 pies a 550 pies de profundidad.

En ese momento, Gary Campbell, del Registro Oficial de Avistamientos del Lago Ness, dijo: “Todo se suma al misterio. En muchos sentidos, es un año de cosecha para los avistamientos”.

La imagen más famosa del Monstruo del Lago Ness

Una de las imágenes más famosas de Nessi fue publicada en 1934, conocida como la “fotografía del cirujano”, la cual supuestamente fue tomada por el cirujano británico Robert Wilson mientras conducía por la costa del lago.

Esta imagen llegó un año después de que el editor del periódico The Inverness Curier, describió a la criatura como “monstruo” después de hacer eco de un avistamiento de lo que se creía que era Nessi. El artículo hablaba de una criatura parecida a una ballena que agitaba el agua del lado haciendo un efecto cascada.

La imagen más famosa del Monstruo del Lago Ness era una farsa

Pero 60 años después se confirmó que la “fotografía del cirujano” era un engaño tramado como venganza después de que un periódico local ridiculizara a la periodista Marmaduke Wetherell por haber encontrado “huellas de Nessie” en la orilla.

El “monstruo” captado por su cámara era aparentemente un submarino de juguete con una cabeza hecha de masilla de madera.