Las pesadillas en niños se están viendo más en estos tiempos. Juan Pablo Díaz, psicólogo clínico encargado de la formación y desarrollo organizacional de Colegium, empresa líder en digitalización escolar, explica: "La mayoría de los niños aún no alcanzan a tolerar y comprender determinadas situaciones de adversidad y su aparato psíquico no está preparado para sobrellevar una realidad tan compleja como la que estamos viviendo, por lo que muchas veces pueden angustiarse sin saber cómo manifestarlo. Esa angustia queda reprimida en el inconsciente y aparece en forma de pesadilla". Y agrega: "Suelen evocar sentimientos o afectos fuertes, como el miedo y la tristeza, que se vivieron durante el día o también puede pasar que la situación actual evoque sentimientos preexistentes al contexto de pandemia".

Aclara que a las pesadillas no hay que verlas como algo malo en sí mismo, ya que pueden ser útiles para entender cuáles son los sentimientos que están preocupando a los niños y poder tratarlos. Sin embargo, cuando se vuelven recurrentes e imposibilitan el sueño, resulta útil poder conversar sobre ellas con otra persona, para reconstruirlas y que los niños puedan asociarlas a los sentimientos que se generaron. Darles un espacio en el ámbito de la consciencia a través de la conversación.  Una de las formas de prevenir de cierta manera las pesadillas es generar una dinámica más tranquila en el ámbito familiar, generar espacios de conversación, juego y expresión.