No todo es mar o río. Para quienes buscan un poco de agua, Buenos Aires cuenta con piscinas públicas y privadas a las que se puede acceder abonando una tarifa diaria. Un alternativa para quienes se quedan en la ciudad y sueñan con entregarse a la felicidad de hacer la plancha.

La variedad de opciones es tan amplia como el rango de precios. En clubes, parques y hoteles el anhelo de la zambullida puede hacerse realidad. Hay espejos de agua disponibles en la mayoría de los barrios. Para acceder es necesario realizarse una revisación médica (se aconseja chequear los horarios) y pagar. Los valores van desde $70 en el caso de los espacios públicos hasta los US$ 150 para el día de spa en los cinco estrellas más lujos de la capital.

Cada piscina tiene sus particularidades y su historia. Incluso dentro de las piletas públicas, algunas cuentan con más entorno verde que otras. Según informó la Vicejefatura de Gobierno porteño, después de obras de puesta en valor y reacondicionamiento de los natatorios, el 2 de enero abrieron sus puertas las piletas de sus polideportivos y parques. El horario para disfrutarlas es de lunes a viernes de 17 a 20 horas, mientras que los sábados y domingo abrirán de 10 a 20. Es importante saber que en febrero, cuando terminan las colonias, se ampliará el horario: de lunes a domingos de 10 a 20 horas.

Pileta de Parque Sarmiento, una de las que cuenta con más verde.

Existen 12 piletas. No hay necesidad de inscripción previa pero el acceso es por orden de llegada hasta agotar el cupo disponible en cada establecimiento. En todos los casos, la revisación médica se hace en el mismo momento de acceso, una sola vez en la temporada. Los precios vigentes son $70 para los adultos, $40 para jubilados y menores (5 a 12 años) y los más chiquitos no pagan. En la lista, que puede consultarse online, figuran lugares como el ex KDT, el Parque Sarmiento, el polideportivo Colegiales y el polideportivo Chacabuco.

El Parque Sarmiento, el tradicional espacio verde que fue inaugurado en 1981, ofrece una opción distinta porque tiene parrillas (se recomienda ir bien temprano ya que desde las 8.30 hay gente para reservar lugar). Muchos veraneantes reservan un lugar en las parrillas primero y luego pagan el acceso a piletas. El ingreso general vehicular al parque sale $90 y $40 caminando. Quienes no concurran con la clásica heladerita, adentro hay dos bares para comprar comida y bebida. Cerca del mediodía es posible que se llene la capacidad de piletas y deba bloquearse el ingreso. Un atractivo adicional a la propuesta es poder presenciar los partidos de la liga metropolitana de Beach Handball que se está jugando los sábados. Allí podrán ver en la cancha a muchas de las integrantes del mítico equipo las “Kamikazes”, que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud “Buenos Aires 2018”.

Todos al agua

El Club Harrods Gath & Chaves, en el barrio de Belgrano y cerca de los Bosques de Palermo, es una de las entidades más tradicionales de la ciudad. Tiene más de 100 años. Aunque las instalaciones son habitualmente utilizadas por los socios, existe la posibilidad de acceder a las piletas (hay dos, una para grandes y una para chicos) con un abono diario. Según informan en el club, el valor es de $850 para fines de semana y $700 para la semana en el caso de adultos, y $580 y $450 respectivmente para los niños. Es obligatorio el uso de gorra. Los días de semana suelen ser más tranquilos, aunque hay colonia hasta las 16 por lo cual recién se abre al público a las 18. Las piletas funcionan de 9 a 21.

Monumental la superficie acuática de Parque Norte

Un clásico de clásicos es Parque Norte, con sus piletas monumentales junto al río. Una postal de verano. Hoy pertenece al Sindicato de Empleados de Comercio de Capital Federal. El acceso al predio con derecho a pileta tiene un precio (para mayores de 11 años) de $370 los días hábiles y $450 los sábados y feriados. Domingos, $500. Hay paquete de grupo familiar desde $1200. La Revisación médica es obligatoria y gratuita para los mayores de 6 años. El horario es de 9 a 20 horas y se alquilan sombrillas y reposeras. Los comentarios de los usuarios suelen elogiar la limpieza de las piscinas.

Reposo de lujo

La mayoría de los hoteles cinco estrellas ofrecen la posibilidad de acceder a las instalaciones de las piscinas aún sin ser huesped. Para eso hay abonos puntuales, que suelen ser por el Día de Spa.

El Four Seasons es uno de los hoteles más elegantes y exclusivos de Buenos Aires: combina una mansión estilo francés de principios del siglo XX y una torre contemporánea, rodeada de restaurantes, bares, palacios y museos. El día de piscina (de 7 a 21) cuesta US$150 e incluye además el uso de las instalaciones de Cielo Spa (no incluye tratamientos), exclusivo refugio urbano ubicado junto a la Mansión y circundado por un jardín exterior. Según destacan, es la única pileta al aire libre de hotel en el barrio de Recoleta.

La elegante piscina del Four Seasons, un paraíso en Recoleta

Las piscinas del Hotel Sheraton son una de las favoritas del público que busca instalaciones de primer nivel. Durante enero tuvieron que dejar de ofrecer los Spa Days debido a la cantidad de reservas que tenían hasta mediados de febrero. Ahora ya está disponible para después de esa fecha. El valor ronda los $3000 por persona. Incluye piscina cubierta climatizada, piscina descubierta, sauna, baño de vapor, ducha escocesa, salas de descanso y gimnasio.

El hotel Sheraton

Poder nadar y tener vista aérea de Buenos Aires al mismo tiempo es un combo imperdible. Otro de los hoteles clásico, el Hilton, cuenta en su sede porteña con pileta en la terraza (rooftop swiming pool). Todos los huéspedes tienen el acceso a esa instalación así como al Hilton Fitness y solárium incluido en su tarifa. Pero además se ofrecen pases diarios para el público que no está parando en el hotel. El valor es de $ 4.500 por persona, si es menor de 12 años 50% de descuento, menores de 3 años sin cargo. La piscina es externa templada y está abierta durante todo el año. La propuesta de verano además cuenta con un servicio de Pool Bar, de 11 a 19.

Superficies azules, plateadas al sol, que no son espejismos urbanos. No faltan opciones para meterse al agua, combatir el calor y poner la mente en remojo.

Más notas de

Paula Boente

Pague ahora, tome una birra después

Pague ahora, tome una birra después

Novia fugitiva: Poco ortodoxa, miniserie basada en un caso real

Tiene elementos de Thriller y de coming of age. Un escape del pasado y un viaje de descubrimiento

Acción recargada para maratonear: llega la nueva temporada de La Casa de Papel

Los españoles vuelven recargados

Mi festejo virtual de cumpleaños

Las fotos de este año fueron capturas de pantalla

Crecieron 40% las consultas para afiliarse a prepagas

"Ahora la gente no mira tanto el precio sino la calidad”, afirman

Gastronomía en tiempo de distanciamiento

Gastronomía en tiempo de distanciamiento

Telemedicina y pedidos online, aliados en la nueva vida virtual

Telemedicina y pedidos online, aliados en la nueva vida virtual

Tattoo Show: Arte en la piel

Tattoo Show: Arte en la piel

De la playa a la oficina: el regreso a la rutina

De la playa a la oficina: el regreso a la rutina

Hunters: Al pacino sale a cazar nazis en EE.UU.

Hunters: Al pacino sale a cazar nazis en EE.UU.