(Taiwán, 1986; dirigida por Edward Yang; Mubi)

Edward Yang fue uno de los cineastas más importantes en la renovación del cine asiático, creador de algunas de las películas más creativas de las últimas décadas. The Terrorizers, de 1986, es ya un clásico y se adelantó a muchas otras "narraciones corales" que intersecan a varios personajes. A la manera de un rompecabezas, seguimos a tres grupos de protagonistas (una novelista y su marido médico; un par de ladrones; un fotógrafo) cuyas vidas establecen una serie de relaciones que reconstruimos a medida que avanza el filme. Pero no es este el atractivo, sino cómo esa reconstrucción es, también, la de una sociedad, un paisaje y un momento histórico.

Más notas de

Leonardo Desposito

Togo: el clásico cuento de aventuras y amistad entre un hombre y su perro

Togo: el clásico cuento de aventuras y amistad entre un hombre y su perro

Los premios Oscar apuestan a ser el primer gran evento presencial postpandemia

Los premios Oscar apuestan a ser el primer gran evento presencial postpandemia

El Diablo en Miss Jones: un clásico de los setenta más allá del erotismo

El Diablo en Miss Jones: un clásico de los setenta más allá del erotismo

Festival de cine de Mar del Plata, contra viento y marea

Festival de cine de Mar del Plata, contra viento y marea

El Cocodrilo: cuando el terror comparte la amabilidad de la comedia

El Cocodrilo: cuando el terror comparte la amabilidad de la comedia

Había una vez en Hollywood: el mundo del cine según Tarantino

Había una vez en Hollywood: el mundo del cine según Tarantino

Duro de matar: una obra maestra del cine de acción y aventuras

Duro de matar: una obra maestra del cine de acción y aventuras

Misón: Imposible-Protocolo fantasma; la maestría de Brad Bird

Misón: Imposible-Protocolo fantasma; la maestría de Brad Bird

El Festival de Mar del Plata logró buenos números en su edición virtual

El Festival de Mar del Plata logró buenos números en su edición virtual

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana