Venecia con canales de agua más transparente, Times Square sin las multitudes habituales, el Arco del Triunfo despejado para una foto perfecta. Las últimas semanas se vieron escenas increíbles (y no todas verdaderas), con calles desiertas y animales como amos de las ciudades. Toda una tentación para trotamundos ansiosos de evadir el turismo masivo. Aunque aún estamos en medio del encierro de las cuarentenas y el aumento de contagios de Coronavirus, el entusiasmo de volver a viajar algún día no se desvanece. 

Mientras en Europa algunos países como Portugal, España e Islandia prometen reabrirse a los turistas entre junio y julio, y en varios destinos como Scicilia, México o Japón se lanzaron incentivos como noches de alojamiento gratis y descuentos en pasajes, a nivel local el sector también empieza a registrar un leve movimiento comercial. El turismo del futuro comienza a reconfigurarse y, según los operadores, algunas de las tendencias en un primer momento serán: pasajes flexibles, ofertas que traccionen ventas y preferencia de desitnos cercanos y naturales.

"Aunque el panorama es aún de mucha incertidumbre en medio del impacto inédito de la pandemia, la pasión por viajar está muy instalada entre los argentinos. Es algo que, aunque pueda tener matices y modificaciones tras el COVID-19, no va a cambiar. De hecho, hemos notado un incremento de las búsquedas en nuestra plataforma. Si comparamos las primeras tres semanas de mayo con el mismo período de abril, las búsquedas de vuelos aumentaron más del 30%, y la tendencia es que continúe creciendo", indicó a BAE Negocios Paula Cristi, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay. Y agrega: "En cuanto a ventas de pasajes, vemos también un crecimiento al comparar ambos períodos -primeras tres semanas de mayo vs las primeras tres semanas de abril-, teniendo en cuenta además que en abril las ventas habían caído a niveles mínimos".

En Almundo coinciden. "Notamos un crecimiento del 10% en la venta de paquetes y de vuelos (15%) a Estados Unidos, Caribe y Argentina. También, hoteles all inclusive aprovechando las 12 cuotas sin interés y otros productos que complementan el viaje como actividades, autos, seguros y circuitos por Europa para 2021/2022 en 6 cuotas sin interés", señala Francisco Vigo, Country Manager de la empresa. Atribuyen ese comportamiento a una combinación de factores como las oportunidades para "cazadores de ofertas" entre primavera y verano (Almundo Wow), la incorporación de productos flexibles (con cambio de reserva sin penalidad y cancelación sin costo), la financiación de hasta 12 cuotas sin interés y el asesoramiento de expertos que registró un incremento de llamados. 

La flexibilidad parece ser clave frente a un horizonte tan incierto donde cuesta poner plazos y fechas. De todas formas, las reservas se están concretando para los últimos meses del año. En el caso de Despegar, la mayor parte de las búsquedas apunta a viajar para el último cuatrimestre del año, principalmente entre octubre y noviembre. En tanto, en Almundo, comentan: "Las fechas que eligen nuestros viajeros para su próximo 'primer viaje' nos da un indicio sobre cuándo podría reactivarse. Ya hay reservas desde el 1 de septiembre; pero la gran mayoría se concentran en enero/febrero 2021".

Encontrar la brújula

Desorientado y en busca del norte, el sector, uno de los más golpeados, empieza a imaginar una reconfiguración, una nueva normalidad. Van tomando forma los viajes del futuro. Algunos de los rasgos pronosticados en todo el mundo son: turismo de proximidad, destinos no masificados, turismo rural (alojamientos para la familia con jardín, por ejemplo), preferencia del coche antes que el transporte público, zonas consideradas seguras según como hayan vivido la crisis del Covid. En cuanto a los vuelos, se habla de partidas sin despedidas de acompañantes, suspensión del servicio de comida abordo, asientos libres y acciones preembarque. Aún falta mucho por definir, pero varios de estos elementos ya forman parte del nuevo protocolo de empresas como Aerolíneas Argentinas.   

Nadie tiene certeza absoluta sobre cambios. Sin embargo, en Almundo mencionan algunos comportamientos que están observando en los viajeros: se está optando por playas y destinos en donde haga calor,  se aprovechan los precios insólitos del momento y las ofertas flexibles, se está atento a cómo evoluciona la situación global, la asistencia al viajero pasó a ser un producto estrella para viajar más tranquilos y en cuanto a la movilidad en destino una predilección por el alquiler de auto.  "En cuanto a las actividades, también vemos inclinación por aquellas que implican mayor contacto con la naturaleza (sin aglomeraciones). Para los que todavía prefieren viajar cerca, estamos lanzando un nuevo producto: Escapadas por Argentina. Son viajes muy accesibles que incluyen actividades pensadas para cada tipo de viajero", destacó Vigo.

Un nuevo turista

Aunque todos coinciden que las ganas de viajar están presentes, habrá nuevas necesidades y exigencias para lanzarse a la aventura. "Nos encontraremos con un viajero con altos estándares sanitarios, que demandará información en ese sentido sobre los destinos, alojamientos, actividades, para tomar sus decisiones de viaje. Sabemos que una de las tendencias que se consolidará es la compra online, y se consolidaran los viajes con flexibilidad para cambios y devoluciones", explican Cristi, de Despegar. Anticipa que la reactivación será progresiva, y coincide en que comenzará por los destinos cercanos, privilegiando aquellos en contacto con la naturaleza o al aire libre. "Vemos que las escapadas y los viajes relacionados con experiencias serán los más demandados en el futuro cercano. Así, el turismo interno será de los primeros en recuperarse, lo que será importante para la reactivación económica, por su efecto dinamizador de las economías regionales", agrega. 

En ese contexto, destaca, "la receta es crear propuestas innovadoras en función de esos nuevos hábitos, porque está claro que la pasión por viajar existe y va a permanecer". En Despegar privilegian como factores claves: viajes a medida, seguros y flexibles, financiamiento y acompañamiento. 

"Lo importante es que desde ya hay protocolos elaborados por IATA y el WTTC para que todos los actores estén listos para el crecimiento de la demanda. Vemos que habrá controles de temperatura en aeropuertos y establecimientos turísticos, certificados de inmunidad o testeos, nuevos diseños de los espacios y la disposición del personal respetando el distanciamiento social, check in y check out online y pagos sin contacto, medidas de sanitización en espacios y superficies comunes, provisión constante de alcohol en gel y de barbijos, guantes, etc", concluye la especialista. 

La ilusión de lanzarse a las rutas y los cielos se renueva a diario. Cuando se haga realidad, será una nueva forma de viajar y, probablemente, la lista para armar la valija deba incluir el alcohol en gel. Pero la alegría tomará vuelo.