Parafraseando la recordada frase de Álvaro Alsogaray, dentro del sector de las criptomonedas "hay que pasar el criptoinvierno". Sin embargo, la mayoría de los inversores no se imaginaron una situación como la actual, con bitcoin perdiendo dos tercios de su valor en comparación a su máxima cotización histórica.

En horas de la mañana, este activo digital, se consigue a unos 22.300 dólares, volviendo a negociarse por debajo de los USD 23.000 por primera vez desde el 20 de diciembre de aquel año, mientras que Ethereum tenía un valor de poco más de USD 1.220, similar a los de la jornada anterior.

De hecho, la capitalización del mercado de las criptomonedas en su totalidad cayó por debajo de la barrera del billón de dólares, una situación que no sucedía desde finales de enero de 2021. Actualmente, su cotización es de USD 970 miles de millones. 

Tres claves de la nueva caída

1) La inflación mundial y la presión de los bancos centrales

Las subas explosivas de las criptomonedas tuvieron su contexto, en un mundo cerrado por las cuarentenas que intentaron frenar la pandemia mundial de Covid-19 e inundado de dinero que los bancos centrales de todo el mundo emitieron para impulsar a la economía.

Mientras Bitcoin batía récords, lo mismo hacían los principales índices de Wall Street y el mundo. De la misma manera, cuándo la tendencia se invierte en la Bolsa, las criptomonedas también los padecen. 

En lo que va de 2022, el tono ha sido completamente distinto. La Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) está luchando contra la inflación más alta en 41 años. Según algunas estimaciones, las tasas de interés de los fondos federales podría terminar el año en un nivel igual o superior al 3%.

Cuando la FED sube tasas, disminuye la demanda de más empresas de crecimiento, como las acciones tecnológicas, y de activos de riesgo especulativos, como las criptomonedas. 

2) Corralitos y corridas cripto

Otro factor que golpeó fuerte en los últimos días fue el congelamiento de los retiros de dinero por parte de Celsius Network, un temblor que asustó al mercado en su conjunto. Celsius Network es una empresa de préstamos de criptomonedas que conecta a prestamistas y tomadores de crédito en una red, supuestamente, descentralizada.

Congelar las transferencias significa que la gente no puede pedir préstamos de criptodivisas, pero también que los deudores no pueden devolver sus préstamos cuando los precios de las criptodivisas se desploman.

La medida provocó el caos en todo el mercado y obligó a Binance, la mayor exchange de criptomonedas del planeta, a detener las extracciones de Bitcoin a través de su red. Redes alternativas se mantuvieron operativas y el freno duró apenas un par de horas, pero fue suficiente para minar la confianza de los entusiastas del mercado. 

3) Pérdida de confianza 

Por último, la confianza de muchos inversores no logró reponerse luego del último gran colapso cripto, ocurrido hace poco menos de un mes. 

TerraUSD (UST), una criptomoneda estable diseñada para mantener una paridad 1 a 1 con el dólar a través de un mecanismo algorítmico en lugar de utilizar reservas en efectivo, cayó a toda velocidad. A su vez, la moneda basada en la red Terra y sostenida por la cripto Luna se desplomó y arrastró a todo su protocolo con ella. 

El pánico y las pérdidas forzaron ventas en otros activos y el tono negativo nunca abandonó a un mercado que, ahora, está atento a cuál es el siguiente proyecto aparentemente promisorio que no resiste la prueba del tiempo.