La red Bitcoin consume anualmente más energía que toda la Argentina, afirmó la Universidad de Cambridge al presentar un estudio por el cual se logra medir la energía utilizada por el sistema de la moneda criptográfica.

La casa de altos estudios británica lanzó hoy el Índice de Consumo de Electricidad de Cambridge Bitcoin (CBECI por sus siglas en inglés), un indicador que proporciona una estimación en tiempo real, del uso total anual de electricidad de la red Bitcoin y permite comparaciones en vivo con usos alternativos de electricidad para poner las cifras en perspectiva", según consigna en su página web.

Al hacer una comparación en el consumo de energía por países, el documento muestra que "la red Bitcoin consume 121,36 TWh mientras que consumo de la Argentina es de 121 TWh, ubicándose en el puesto 31° del ranking mundial de utilización de la energía", un escalafón que es liderado por China con 5.564 TWh y los Estados Unidos con 3.902 Twh.

Estudio de la Universidad de Cambridge

Impacto ambiental del Bitcoin

"El índice se ha desarrollado en respuesta a las crecientes preocupaciones sobre la sostenibilidad y el impacto ambiental de la minería de Bitcoin, que se basa en operaciones criptográficas de computación pesada que requieren cantidades significativas de electricidad", señala la universidad.

El sitio web presenta una comparación para ayudar a evaluar de forma independiente, la magnitud relativa del uso de electricidad de Bitcoin.

A modo de ejemplo, el informe cita que "la estimación anual actual de 50 teravatios-hora (TWh) podría satisfacer las necesidades energéticas de la Universidad de Cambridge durante 365 años. Visto desde una perspectiva diferente, la electricidad desperdiciada cada año por dispositivos domésticos siempre encendidos pero inactivos solo en los Estados Unidos podría alimentar la red de Bitcoin más de cuatro veces".

Finalmente, el informe destaca que "la energía consumida en un año por la red Bitcoin equivale a la energía consumida por la Universidad de Cambridge, durante casi 7 siglos".