En América Central, la proporción de empresas propiedad de mujeres aumentó casi un 60% (de 13,9% a 24,5%) entre 1991 y 2018, según reveló un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT).

Estudios de caso en Costa Rica, El Salvador, México y Panamá muestran que, en promedio, las mujeres son propietarias de 22,3% de las empresas de Costa Rica, de 29% de El Salvador, de 15,3% de las de México y de 22,4% de las de Panamá.

Los factores que impulsan a muchas mujeres a establecer su propia empresa son las precarias condiciones económicas, la falta de perspectivas de desarrollo profesional en las empresas y la ausencia de oportunidades de empleos bien remunerados.

El informe, "Las mujeres en la gestión empresarial en América Central", publicado por la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT (ACT/EMP), señala que el grado de éxito de las mujeres como propietarias de empresas y como empleadoras puede ser determinado por el tamaño de la empresa, los sectores económicos en los que operan, su nivel de educación y su experiencia profesional.

Los estudios también muestran que las mujeres emprendedoras tenían un nivel de educación más alto que los hombres en Costa Rica, México y Panamá, y tenían niveles similares en El Salvador.