En una situación tragicómica, James Howells, un ingeniero en sistemas galés, hace nueve años tiró por accidente un disco duro en el que minó unos 7.500 millones bitcoins. Desde entonces, dedica gran parte de su tiempo a recuperar ese "tesoro" enterrado en el basurero local y valuado en más de 157 millones de dólares.

Remover las toneladas de basura costaría millones de dólares y además generaría un riesgo de contaminación, razón por la que el ayuntamiento de Newport, ubicado al sur de Gales, se lo negó de manera sistemática. Sin embargo, Howells no se da por vencido y recientemente desarrolló una manera de cumplir con su objetivo

En una entrevista con Business Insider explicó que quiere utilizar dos perros robóticos Spot de Boston Dynamics equipados con cámaras de circuito cerrado. Su idea es que escaneen el suelo, a la manera de dos sabuesos, a la caza del disco duro perdido.

Un "perro robótico" Spot

A su vez, además de los robots, el ingeniero planteó construir unas instalaciones al lado del vertedero desde las que un equipo de expertos en IA, excavación, gestión de residuos y extracción de datos, pueda maniobrar con comodidad.

Howells contactó a un grupo de expertos de la NASA para que puedan ayudarlo a recuperar esta computadora y rescatar los bitcoins. En él se incluye un asesor que trabajó para una compañía que recuperó datos de la caja negra del transbordador espacial Columbia

James Howells

Materializar su ambicioso plan no le resultará fácil. En total, calcula que completar toda la operación exigirá el desembolso de 10,91 millones de dólares, aunque aseguró la financiación del proyecto a través de 2 inversores de capital de riesgo.

Espera que esto ayude a convencer al ayuntamiento para que le permita excavar el vertedero. No obstante, aunque Howells recupere su disco duro perdido, no hay garantía de que pueda extraer sus bitcoins, pues requiere que esté intacto y no agrietado, para al menos tener alguna posibilidad de recuperarlos.