El Banco Central de la República Argentina (BCRA) dispuso ayer que los fondos depositados en las cuentas transaccionales de las billeteras virtuales, conocidas como Proveedores de Servicios de Pago (PSP), deberán quedar encajados en su totalidad con la finalidad de “preservarlos de contingencias y garantizar que estén siempre a disposición” de los ahorristas.

Actualmente, los fondos de las cuentas transaccionales administrados por las PSP se encuentran depositados en todo momento en cuentas a la vista en pesos en entidades financieras del país. Con esta nueva norma, a partir del primero de enero de 2022 esos fondos deberán permanecer, además, inmovilizados en el BCRA, a disposición de sus titulares.

Las billeteras digitales tienen dos formas de captar ahorros de sus clientes, las cuentas de inversión, en las que los fondos que recaudan son invertidos y distribuidos entre sus ahorristas parte de la rentabilidad, y las cuentas transaccionales, aquellas en la que los ahorristas cargan las billeteras para utilizarla como medio de pago sin esperar una retribución.

El organismo que dirige Miguel Pesce explicó que la medida que apunta a las cuentas de carácter transaccional “pone los fondos de los ahorristas a resguardo de cualquier contingencia y refuerza el rol como medio de pago seguro y transparente"

"Esos fondos tienen que estar depositados en los bancos, para seguridad de los ahorristas. Sobre esos fondos no se puede obtener rentabilidad porque sería equiparable a una intermediación financiera y podrían por ese carácter ser objeto de disputa legal", explicaron a Télam fuentes del BCRA.

En este sentido, el Banco Central aclaró que la medida “no alcanza a las cuentas de inversión que habilitan las billeteras y que permiten a los y las ahorristas obtener una rentabilidad por los fondos depositados”. La medida afecta directamente a las empresas financieras como MercadoPago, Ualá, NaranjaX, ValePEI y Yacaré.

El rechazo de las fintech

La decisión de la autoridad monetaria fue rechazada la Cámara Argentina de Fintech, calificándola de “intempestiva” y advirtiendo que “afectará seriamente a un sector que ha sido elegido por millones de usuarios, por su oferta de servicios simple, segura y diversificada". Esto se debe a que por depositar ese dinero en cuentas a la vista en los bancos las fintech no recibirán rendimiento alguno, perdiendo una fuente de ingresos. 

En el comunicado, consideraron que "no logra advertirse el fundamento técnico de esta medida que afectará directamente la gratuidad en el otorgamiento y mantenimiento de cuentas, en la emisión y reposición de tarjetas, en las transferencias entrantes y salientes, y muchos otros servicios ofrecidos por las empresas en cuestión". 

“Como dijo Wences (Casares), 9 de cada 10 días cuando uno emprende son duros. Hoy cuenta por 9”, se lamentó el fundador de la fintech Ualá, Pierpaolo Barbieri, en su cuenta de Twitter. Mientras que Jorge Zanabone, creador de Yacaré, fue más directo: “UPs! Un Bug, disfrazado de Beneficio...raro”.