Detrás de los guardias, las puertas blindadas y los corredores de hormigón armado hay servidores informáticos cifrados que tienen las llaves de una gran fortuna digital.

El emprendedor argentino Wenceslao Casares, creador del portal Patagon, ha pasado los últimos años persuadiendo a los millonarios de Silicon Valley que el bitcoin es la moneda mundial del futuro, que deben comprar algo de ella y que él es el hombre indicado para salvaguardarla.

Su startup, Xapo, ha construido una red de bóvedas subterráneas en cinco continentes, incluida una en un búnker militar suizo desmantelado.

Dos clientes de Xapo dijeron que alberga aproximadamente u$s10.000 millones en bitcoins. Su valor es oscilante: hoy cotiza a u$s6.400 pero a fines del año pasado llegó a los u$s19.500.

Esa suma global representa aproximadamente el 7% del suministro total de bitcoins. Significaría que Xapo, con tan solo cuatro años de antigüedad, tiene más "depósitos" que el 98% de los aproximadamente 5.670 bancos de Estados Unidos. Pero como custodio se regula de manera diferente.

La filial suiza es supervisada por la autorregulada Financial Services Standards Association, que audita a los miembros para garantizar que cumplan las normas contra el lavado de dinero. Xapo atiende a clientes de EE.UU. a través de una corporación de Delaware que está registrada ante la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de EE.UU. y tiene licencias en varios estados.