El presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, anticipó que la autoridad monetaria llevará adelante regulaciones a la actividad de las denominadas empresas de fintech en el mercado de crédito.

"Sí, sin dudas", respondió Pesce al ser consultado sobre sí el Banco Central tomará alguna medida regulatoria para este tipo de compañías, durante una entrevista en el programa Pensemos Todos que se emite por Cronica HD.

Pesce afirmó que "los únicos que pueden hacer intermediación financiera en la Argentina son aquellos autorizados por el Banco Central. Quienes toman depósitos y los invierten sin explicarle al cliente qué están haciendo con el dinero, sólo pueden ser los bancos".

Estas afirmaciones del titular del Banco Central ocurren en un contexto de expansión de este tipo de compañías de finanzas digitales que se convirtieron en un dolor de cabeza para los bancos. De acuerdo con datos de la Cámara Argentina de Fintech, existen en el país unas 223 empresas fintech, con un crecimiento de 110% interanual a julio de 2019. Emplean a unas 9.500 personas. Entre estas compañías se encuentran Mercado Pago, de Marcos Galperín, y Ualá, de Pierpaolo Barbieri, entre otras.

Las entidades financieras se quejan de que este tipo de empresas compiten de manera desleal, porque no son alcanzadas por estrictas regulaciones gubernamentales. Y las acusan también de realizar operaciones de intermediación financiera de manera subrepticia.

Precisamente, Pesce consideró que "lo primero que hay que ver es que estas fintech, cuando ofrecen un monedero electrónico, no haya escondido detrás un mecanismo de intermediación financiera" con el dinero que la gente deja depositado en esas empresas.

"Lo único que pueden hacer las fintech con ese dinero es depositarlo en un banco. No pueden hacer otra cosa", remarcó durante la entrevista con Crónica HD.

Pesce consideró que si las fintech "ofrecen otros productos, como inversión en fondos de corto plazo y demás, tiene que quedarle claro a la persona que su plata no está en una cuenta corriente sino que esta invertida en un fondo. Y el dinero, cuando realiza un pago, no puede salir del dinero que tiene en el fondo, sino del dinero de su monedero".

"Después, si quieren dar préstamos, lo tienen que dar con capital propio. No pueden utilizar el dinero que reciben en depósito, ni la diferencia en el tiempo que tienen entre que cobran y que le pagan a su clientes como un mecanismo de financiar crédito. Si lo hacen con capital propio, no hay ningún problema", finalizó.