Encontrar un billete viejo en un abrigo es buena suerte. Encontrar dinero en la calle es aún mejor suerte. Pero entrar en la cuenta bancaria y ver 7,2 millones de dólares es, probablemente, la mejor suerte del mundo. Eso le pasó a Thevamanogari Manivel, una australiana a quien le correspondía un reembolso de 100 dólares australianos en Crypto.com, pero la plataforma le transfirió 10,5 millones en la misma moneda. 

Ni lenta ni perezosa, Manivel aprovechó el regalo y lo dividió con seis personas, entre ellas su madre y su hermana. La mayor parte del dinero se lo quedó ella, y lo usó para comprar una lujosa mansión en Melbourne y regalársela a su hermana.

Son muchos los casos en que las personas reciben una gran cantidad de dinero por error y, al devolverlo, salen en las noticias por su honestidad y, a veces, hasta obtienen una recompensa. No fue el caso de Manivel: su buena suerte se convirtió en una muy mala decisión, porque ahora un juez en Australia ordenó que se venda la mansión y que las personas devuelvan el dinero a Crypto.com más los gastos del juicio.

10 millones de sorpresa 

Crypto.com, patrocinador oficial del Mundial 2022 y con figuras como Matt Damon y LeBron James en sus comerciales, es una de las plataformas de operación de criptomonedas más reconocidas a nivel global, y una de sus frases de cabecera es "La fortuna favorece a los valientes"

En mayo de 2021, Manivel tenía un saldo a favor de 100 dólares australianos (68 dólares) en su cuenta de Crypto.com. La plataforma le devolvió el dinero y se olvidó del tema. Siete meses después, una auditoría de rutina advirtió el error: en vez de reembolsar 100 dólares australianos, se transfirieron 10.474.143 millones a la cuenta de Manivel. Un empleado confundió el monto con un número de cuenta. ¿Cómo podía ser que nadie lo había notado?

La mansión que se compró Manivel (BarryPlant)

Lo primero fue ver qué había hecho la mujer, y por qué no había devuelto el dinero ni avisado de la situación. Manivel dividió el dinero con seis personas, y usó parte del dinero para comprar una casa de cuatro dormitorios y cuatro baños en Melbourne como regalo para su hermana, Thilagavathy Gangadory, según documentos judiciales. ¿Cuánto pagó? Unos módicos 1.35 millones de dólares australianos.

La mansión, ubicada a unos 30 kilómetros al norte de Melbourne, tiene más de 540 metros cuadrados de terreno y cuenta con un cine privado, un gimnasio y estacionamiento para dos autos, según el sitio web australiano realestate.com.au.

Al final fue mala fortuna

Crypto.com demandó a Manivel y a los otros seis que recibieron el dinero. Ahora, casi un año y medio después del error,  la empresa ganó una disputa judicial que ordenaba a los demandados devolver todo el dinero y cubrir los gastos legales incurridos, más un 10% de interés, que asciende a 27.369,64 dólares australianos.

“Extraordinariamente, los demandantes supuestamente no se dieron cuenta de este error significativo hasta unos 7 meses después, a fines de diciembre de 2021”, dijo el tribunal en su sentencia. En febrero, luego de investigar lo sucedido, la empresa intentó colocar una orden de congelamiento de las cuentas de Manivel para recuperar el monto total, según los antecedentes del caso dados a conocer por la Corte.

Sin embargo, Crypto.com presentó pruebas que demuestran que Manivel ya había transferido la mayor parte del dinero a una cuenta mantenida conjuntamente con otro acusado, que pudo haber tenido una "relación romántica" con Manivel, según las pruebas escuchadas por el tribunal que citó el Washington Post

La casa que se compró tenía hasta un cine privado

La advertencia atrajo la atención internacional, particularmente desde que se supo que Crypto.com tardó siete meses en darse cuenta del error. Katie Gregory, una portavoz de Crypto.com, escribió que la compañía no podía realizar comentarios "ya que el asunto está ante los tribunales".

Gangadory, la hermana de Manivel, fue la más afectada por la sentencia debido a que tenía gran parte de la fortuna y la propiedad a su nombre. La mujer puede apelar, pero debe proporcionar “una buena razón para no presentar documentos, una defensa válida del caso y dar razones por las que el tribunal no debería haber dictado la sentencia” en su contra, según el tribunal del condado de Victoria.

La próxima cita en la corte es el 7 de octubre, cuando el juez establecerá los próximos pasos del caso en lo que se conoce como una “audiencia de instrucciones”.