El Gobierno de Alberto Fernández arrancará el 2020 con una premisa urgente: llegar a un acuerdo con los acreedores de deuda para patear los vencimientos hacia adelante y evitar que la Argentina caiga nuevamente en default. El arreglo más apremiante es el que deberá lograr con el Fondo Monetario Internacional (FMI), no tanto por el monto total adeudado, sino por el peso que tiene el organismo a nivel mundial. Alcanzar un punto de encuentro con el FMI dejará al país mejor posicionado a la hora de negociar con los bonistas privados.

El Ejecutivo ya dio varios guiños al Fondo. La promulgación de la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva contuvo múltiples señales, también para los acreedores privados. La principal, el ataque del frente fiscal.

La suba de impuestos establecida en la nueva normativa (se podránsubir retenciones y bienes personales, y se instauró un recargo de 30% a la compra de dólares para ahorro y consumos con tarjeta en el exterior) generará recursos para el Estado por alrededor del 1,5% del PBI, según cálculos del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF)

"Más allá de los objetivos con una impronta social y redistributiva, la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva implica un ajuste fiscal de magnitud", confirmaron desde GMA Capital.

A la par, la autorización contenida dentro de la ley para que el Tesoro pueda colocar US$4.750 millones de letras intransferibles al BCRA le aseguró al Gobierno los dólares necesarios para cubrir la totalidad de los vencimientos de capital e intereses en esa moneda bajo ley extranjera en 2020. Se suma la decisión de postergar hasta el 31 de agosto todos los pagos de letras del Tesoro en dólares, por US$9.000 millones.

Así, los riesgos de default se fueron diluyendo y, con ello, la probabilidad de un escenario de reestructuración más agresivo. El cambio de expectativas se tradujo la semana pasada en un fuerte rally alcista de bonos y acciones locales, y una sensible caída del riesgo país, que perforó la barrera de los 1.800 puntos.

Según datos oficiales al tercer trimestre de este año, en 2020 se debían cancelar unos US$48.868 millones de capital y otros US$14.838 millones de intereses. El "re-reperfilamiento" de letras en dólares redujo el total de vencimientos de deuda en el primer semestre del 2020 de US$21.200 millones a US$16.000 millones. Todas estas señales el Gobierno espera sean tenidas en cuenta por la misión del FMI que llegará a la Argentina encabezada por el economista venezolano Luis Cubeddu, quizás la próxima semana. A partir de allí se dará inicio formal a las negociaciones, aunque se sabe que los contactos entre el ministro Martín Guzmán y los funcionarios que responden a Kristalina Georgieva ya están en marcha.

Más notas de

Eugenia Baliño

En medio de fuertes críticas del Gobierno y pymes, los bancos aceleran créditos blandos

El presidente y el gobernador bonaerense presentaron la cuenta DNI

Bonos en dólares bajo ley argentina se hundieron hasta 14% tras la postergación de pagos

El mercado le baja el pulgar a la postergación de Guzmán al pago de bonos

Los plazos fijos se desplomaron en marzo por el Covid-19

Después de cuatro meses de suba, caen 5% los plazos fijos

Se fueron USD83.000 millones de los mercados emergentes

Se fueron USD83.000 millones de los mercados emergentes

A contramano del miércoles negro en los mercados, los bonos trepan 10%

A contramano del miércoles negro en los mercados, los bonos trepan 10%

El BCRA recortará al 49% la tasa de financiamiento con tarjeta de crédito

El Central busca llevar alivio a las familias en medio de la crisis

La crisis pega duro en acciones del sector energético

YPF acusará el golpe

Con un mercado volátil, el Gobierno colocó casi $14.000 millones

Con un mercado volátil, el Gobierno colocó casi $14.000 millones

El coronavirus también golpea a las grandes empresas: Aluar redujo 50% su producción

Se podrá operar con cualquier cajero sin cargo extra y no habrá límite de extracción

Se podrá operar con cualquier cajero sin cargo extra y no habrá límite de extracción