"Volvimos mujeres", casi llegó a decir al presidente, Alberto Fernández, recién asumido en Plaza de Mayo al despedirse de la multitud. "Mejores", corrigió el furcio. Más temprano ese día su hijo, Estanislao Fernández, se había mostrado con la bandera del orgullo LGBTIQ+ en la asunción y la novia de su hijo, Natalia Leone, caminó con el pañuelo del reclamo del aborto legal atado a su cartera. Una serie de simbolismos que refuerzan lo que se perfila, al menos con los primeros gestos, como un Gobierno que beneficiará la ampliación de derechos de las mujeres y de la diversidad desde lo público. Pero no bastará sólo con la intención: hay brechas que cerrar con urgencia.

El estreno del Ministerio de la Mujer, Géneros y Diversidad con la abogada Elizabeth Gómez Alcorta a la cabeza es celebrado por muchos sectores. No obstante, analistas feministas aseguran que si bien es crucial la implementación de políticas específicas, las medidas de todas las carteras tienen que ser pensadas "en función de su impacto de género" desde los derechos humanos y esa perspectiva debe "presidir la actividad ministerial".

Así lo evaluó la directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura porteño, Diana Maffia, en diálogo con BAE Negocios tras remarcar que si bien existe en esta administración una clara "voluntad política" de transformación, esa finalidad debe ser traducida en presupuesto. Para la filósofa, un Estado tiene que proveer de "recursos, capacitación y herramientas" para que la voluntad se traduzca en políticas públicas.

"Hay que tener en cuenta cuestiones de género pero también de etnia, cultura, clase”

Esa demanda aplica para todos los desafíos con los que se encontrarán no sólo Gómez Alcorta sino todas las carteras del Gabinete de Alberto. Incluso la violencia física, que durante el Gobierno de Mauricio Macri quedó sólo en la órbita del Plan de Erradicación de la Violencia contra la Mujer del Instituto Nacional de Mujeres (INAM), deberá tener un abordaje integral. La politóloga Florencia Freijo subrayó que además de aumentar las partidas destinadas a la prevención será necesario "mejorar el circuito de la denuncia".

"Son varias problemáticas que no puede responder el Ministerio de la Mujer per se porque involucra, por ejemplo, el circuito judicial para no llegar tarde al femicidio", aseguró y advirtió sobre la importancia de mejorar las estadísticas oficiales y aumentar el nivel de atención de la línea de emergencia 144. "Hoy en día los datos los traen organizaciones externas", señaló.

Freijo también se refirió a la gestión de nuevos programas que incentiven la participación de la mujer en la ciencia, la puesta en marcha de la jubilación para trabajadoras domésticas, y sobre todo, la implementación de planes que pongan el foco en las mujeres que crían solas. Este segmento de la población requiere especial atención: según datos que proporcionó Malena Viu del Observatorio de Género del CEPA a este medio, el 27% de los hogares en Argentina con menores son monoparentales. De estos el 84% posee jefatura femenina y el 66% son hogares pobres. De la totalidad de los hogares monoparentales que son pobres el 60% posee jefatura femenina.

Un 60% de la totalidad de hogares monoparentales que son pobres tiene jefatura femenina

A esta situación se suma, además, el esquema de desocupación de las mujeres en Argentina. De acuerdo a la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec, la cantidad de desempleadas alcanza el 10,8% y más alarmante aún, asciende a 22,6% en el rango etáreo de 14 a 29 años. "Estas cifras que vienen subiendo ininterrumpidamente en el último año, encubren además una desigualdad histórica", explicó Viu y agregó: "La brecha entre la participación de hombres y mujeres en el mercado laboral es hoy de 20 puntos"

"La desigualdad entre los sexos se vincula con la forma en que la sociedad tradicionalmente ha divido las responsabilidades, vinculando las características femeninas con las tareas de cuidado. En nuestro país, la existencia de una escasa red de cuidados de políticas públicas hace que sean sobre todo las mujeres más pobres quienes presentan más dificultad para conciliar los trabajos reproductivos con la actividad económica al no poder acceder a los mismos vía el mercado", agregó.

Se constituye así, una exigencia para el Ministerio de Trabajo y también para la cartera económica. La economista Lucía Cirmi Obón planteó que por los estereotipos de género "las mujeres están empleadas más que nada en el sector de servicios" por lo que "cualquier política que movilice la demanda, es decir, la posibilidad de la gente de comprar en los comercios de los barrios, promoverá la generación de empleo" para este sector.

"La reactivación de la economía tiene que ser desde el cuidado. Desde las personas que están realizando tareas como dar de comer en comedores, el trabajo doméstico, en la educación, en la salud. Es decir: los trabajos más feminizados", puntualizó Cirmi Obón quien también es docente de la UBA, con una Maestría en Flacso y se vincula con el Insituto Internacional de Estudios Sociales (ISS) de la Universidad de Erasmus de Rotterdam.

En esa línea, aseguró: "Está bueno poner la plata ahí, tiene muchos efectos positivos porque no sólo genera empleo sino que se trabaja con un sector muy conectado con la economía popular y social".

Otra área a trabajar es la de Salud. En 2018 el debate por la legalización del aborto dio pie a la socialización de vasta información sobre educación sexual y derechos reproductivos que sentaron una amplia base para la creación de políticas desde esa perspectiva. Es el lugar desde el que el Gobierno decidió dar las primeras señales de medidas progresistas: el anuncio del envío de un proyecto de interrupción voluntaria del embarazo desde el Ejecutivo y la actualización inmediata del protocolo de aborto no punible, apenas juró Ginés González García.

La ley de IVE puede ser una realidad en los próximos años pero para Freijo, si se aprueba, habrá que trabajar la "legitimidad". "Hoy vemos fallos como el de la organización Portal de Belén que prohibió la venta de misoprostol en las farmacias del mismo modo que cada vez de practican más interrupciones legales del embarazo por médicos que interpretan como causal que la salud integral de la mujer no se vea despreciada. Las normas ganan legitimidad con tiempo y cultura. Hace falta mucho trabajo de información", sostuvo.

A casi dos semanas de asumir, el termómetro feminista tuvo altas y bajas. El gabinete paritario estuvo lejos de cumplirse (sólo hay 4 mujeres entre los 21 ministerios) , aunque según las analistas, las mujeres elegidas para cargos de decisión ocupan lugares estratégicos y varios de los ministros tienen noción de la perspectiva de género.

La creación de un ministerio específico para la administración de políticas que apunte a la corrección de estas desigualdades constituyó un símbolo en sí mismo. Pero el ojo del feminismo estará en todas las áreas y el monitoreo, será constante.

Más notas de

Eugenia Muzio

Coronavirus: radiografía de un virus con forma de corona

Los centros de salud en Argentina están preparados, aseguró el Ministerio de Salud por el brote de coronavirus

Los múltiples desafíos para el Gobierno en materia de políticas de género

Los desafíos para el Gobierno en políticas de género

Un Encuentro que avanzó hacia las estructuras más profundas

Un Encuentro que avanzó hacia las estructuras más profundas

Oro: una opción que crece para la inversión en tiempos de incertidumbre

"El oro es algo que se puede guardar por largo tiempo sin que se deteriore", aseguró Juan Leiva

Un presupuesto ficticio también a la hora de hablar de género

El presupuesto destinado al programa de inclusión laboral de mujeres y diversidad sexual cae 17% en términos reales

"La sociedad civil y los periodistas tienen un rol muy importante como buscadores de la verdad"

"La sociedad civil y los periodistas tienen un rol muy importante como buscadores de la verdad"

Cruce entre economistas por la efectividad del plan para reducir intereses

La tasa de interés de Leliq en la actualidad promedia el 60%

"Donde hay desigualdad de género, hay espacio para la corrupción"

"Donde hay desigualdad de género, hay espacio para la corrupción"

El reemplazo temporal de Lagarde podría endurecer las negociaciones con la Argentina

Sin Lagarde, las negociaciones con el FMI podrían ser más duras

La deuda doméstica también acelera brechas de género

La deuda doméstica también acelera brechas de género