Cuando Carla Guttner era chica esperaba las vacaciones familiares con mucha ansiedad. No le interesaba el destino: la fascinación estaba en el viaje. En mirar por la ventana y ver las nubes. Subía al avión y pedía ir a la cabina a saludar. Eran los 90 en Formosa y ella quería ser piloto. "Sí,sí", le decían, como para darle una respuesta . Una vez vio que al mando estaba una mujer. "Entonces se puede", sentenció.

Hoy, a sus 33 años, Carla es comandante de cabina y la primera instructora mujer de Aerolíneas Argentinas. Es una de las pocas pilotas en el país: del total de los afiliados de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), las mujeres representan un 1% y en general, se repite este porcentaje en las distintas empresas de vuelos. Es que cuando se trata de mujeres en este rubro se las suele asociar a las tripulantes de cabina (TCP o azafata) pero difícilmente se las imagine delante del tablero de control. "Estamos pero no se nos ve", se quejó.

Para alcanzar el codiciado, costoso y sobre todo competitivo puesto de piloto, hombres y mujeres estudian en los mismos cursos y dan los mismos exámenes. "Puedo realizar las mismas tareas y hacer la misma fuerza que hace un hombre a la hora de manejar el avión", afirmó Guttner. No obstante, si bien en la actualidad las rispideces entre géneros no son muchas, la experiencia del proceso hace unos años pudo ser más dificultosa para las estudiantes de la profesión.

"El vuelo examen para ser piloto comercial es de una hora. Mis compañeros lo hicieron en 40 minutos. El mío duró tres horas siniestras con una persona que intentaba todo el tiempo que renunciara. Me lo confesó cuando bajamos del avión", contó a BAE Negocios sobre sus comienzos 20 años atrás Victoria Zugazaga, también pilota de la aerolínea de bandera. En ese entonces la aviación civil era manejada por el área militar. "Pude superarlo, pero estoy segura que hay chicas a las que esa experiencia les aplastó su sueño", agregó.

Zugazaga fue quien, con su primer embarazo, estrenó en Aerolíneas la licencia por maternidad de la que hoy gozan las pilotas y azafatas argentinas. "Cuando inicié mi plan familiar decidí volver a vuelos de cabotaje pero hay compañeras que vuelan en internacional y pueden desenvolverse igual en su rol de madre", relató y añadió: "Debería haber licencias extendidas también de paternidad, generaría menos competencia a la hora de contratar hombres o mujeres. También sería bueno contar con más charlas o becas para acercar a las chicas a que sean pilotas".

Otros transportes

Tal como en la aviación, cuando se trata de quién tiene las manos en el volante, en el transporte público las referencias están masculinizadas. En los trenes, por ejemplo, aún no hay maquinistas mujeres. En 2015 un grupo de "aspirantas" a conductoras de la Línea Sarmiento denunció al gremio La Fraternidad ante el INADI por discriminación a la hora de reclamar el acceso a ese puesto. Si bien en ese momento el sindicato accedió a recibir esas solicitudes, sigue sin haber mujeres manejando formaciones.

Si las hay en otras áreas del sistema ferroviario: se desempeñan como guardas, soldadoras, mecánicas, encargadas del control. "En el último tiempo se triplicó la cantidad de mujeres en los trenes", afirmó Sergio Sasia, secretario general de la Unión Ferroviaria e indicó que el avance de políticas inclusivas lo lleva adelante un comité de género interno.

El caso del Subte en la Ciudad de Buenos Aires fue emblemático para romper con ese esquema. El personal femenino de Metrovías representa el 30% de la planta y muchas son conductoras, informó la empresa a este diario.

Raquel Montañez es una de ellas. Entró a la empresa en el 94 por un aviso en el diario y a medida que la posibilidad de cambiar al sector de tráfico (donde circulan los pasajeros) se fue abriendo, se capacitó y pasó de la boletería a ser guarda y de allí a manejar formaciones. Hoy es la primera maniobrista mujer.

"El mayor incentivo son las compañeras. Ya de por si la motivación es el movimiento arriba del tren pero cuando ves a otra mujer al volante es un efecto contagio. Si otra lo puede hacer, ¿por qué yo no?", consideró Montañez quien también es técnica ferroviaria de la Universidad de la Marina Mercante.

Raquel Montañez maneja la línea H desde 2007

Por más curioso que parezca, en realidad el trabajo subterráneo, entre otros, en Argentina está prohibido para las mujeres. Así lo establece la Ley 11.317 del Régimen Legal del Trabajo de las Mujeres y los Niños de 1924 en la que si bien fueron derogados muchos de sus artículos, los puntos 10, 11 y 19 a 24 aún rigen y no los anula la Ley de Contrato de Trabajo de 1976.

Florencia Caro Sachetti, coordinadora del Programa de Protección Social de CIPPEC y co-autora del libro "El género del trabajo. Entre la casa, el sueldo y los derechos", donde está incluida la lista de estos empleos restrictivos según género por su "riesgosidad" advirtió que aunque la normativa quedó "obsoleta", su simple vigencia limita el acceso al trabajo de las mujeres porque "puede traerle problemas al empleador".

"Se necesitan leyes de protección plena que brinden igualdad y reemplacen esa legislación. La normativa afecta a sectores minoritarios, pero también se deben implementar políticas públicas que hagan efectiva una redistribución de las tareas de cuidado, que son el principal obstáculo para participación laboral de las mujeres", explicó a BAE Negocios.

La manipulación de bebidas alcohólicas, de pinturas, explosivos o vidrio como también de maquinaria pesada son algunos de los rubros que le siguen a la lista. Datos de 2019 del Ministerio de Trabajo sobre el empleo asalariado registrado indicaron que la tasa de feminidad en la "explotación de minas y canteras", por ejemplo, fue del 11%; en la "industria manufacturera" del 18,7% y en "construcción" del 5,7 por ciento. Números que ilustran la minoría femenina en trabajos alejados de lo productivo y sí muy asociados a lo reproductivo y al cuidado, como en "enseñanza" donde la participación asciende al 71 por ciento.

No obstante, también hay mujeres y disidencias que buscan "deconstruir" los estereotipos laborales en el área de la construcción: las "Albañilas para la deconstrucción" son un grupo de 10 jóvenes que se dedican a realizar trabajos de obra en la zona sur del Conurbano bonaerense. Se organizan de forma asamblearia, autogestiva y valoran más que nada el trabajo en equipo.

"Al principio nos daba bronca cuando el ferretero nos quería explicar que teníamos que llevar, (porque para él nosotras no entendíamos) o el camionero nos ofrecía llevar una bolsa porque era muy pesada. Ahora ya no nos enojamos, entendemos que a veces es más la maña que la fuerza y que no hay trabajos para hombres y mujeres por separado: hay trabajos y hay cuerpos", contó Bárbara Paladino, integrante de la organización.

Las "Albañilas para la deconstrucción" integran el centro cultural "El Barrio Cultural" de Remedios de Escalada, en la zona sur del Conurbano bonaerense

Los clientes de las albañilas las eligen por ser, en su mayoría, mujeres. Los pasajeros en el andén del Subte aún se asombran cuando ven a Raquel y a sus compañeras manejando la formación. Carla y Victoria se alegran cuando van niños y niñas a saludarlas a la cabina, dicen que los modelos de referencia son importantes y que les emociona poder llegar a esas niñas que sueñan con ser pilotas. También cuentan que van muchas señoras mayores a visitarlas, que son las que más se sorprenden y las que también les dicen: "íVamos las chicas!".

Más notas de

Eugenia Muzio

El Presupuesto 2021 será el primero con perspectiva de género

El PPG utilizará el método de "etiquetado" para mapear políticas que apunten a cerrar brechas de género

El Gobierno ya ejecutó el 65% del Presupuesto vinculado a políticas con impacto de género 

El Gobierno ejecutó el 65% del Presupuesto en materia de género

Más que el IFE: La post pandemia exigirá políticas de género más urgentes

Más que el IFE: La post pandemia exigirá políticas de género urgentes

Proponen usar la experiencia del IFE para una renta básica que contemple a toda la infancia

Proponen una renta básica que contemple a toda la infancia

Un día en el Malbrán, el epicentro de la batalla argentina contra el coronavirus

El Malbrán realiza 300 testeos diarios que involucran el trabajo de muchos técnicos y profesionales de la ciencia

Astilleros Río Santiago, de los barcos a las camas para atender la pandemia

Esperan terminar cerca de 500

Volnovich: "Algunos están preocupados por la economía, nosotros por el impacto del aislamiento y la soledad"

Volnovich: "Algunos están preocupados por la economía, nosotros por el impacto del aislamiento y la soledad"

Al servicio de la comunidad: Astillero Río Santiago entregó 160 camas reparadas a PAMI

Al servicio de la comunidad: Astillero Río Santiago entregó 160 camas reparadas a PAMI

La violencia intrafamiliar y de género, una pandemia silenciosa que crece con el coronavirus

La violencia intrafamiliar y de género, una pandemia silenciosa

Mujeres que rompen el molde en oficios masculinizados

Mujeres que rompen el molde en oficios masculinizados

noticias relacionadas