El abogado general del Estado de Israel, Avichai Mandelblit, se pronunció en contra de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, reciba un "regalo" de 2,9 millones de dólares para financiar su defensa por tres casos de corrupción.

"La posición del abogado general, en estas circunstancias, tiene en cuenta la excepcional cantidad [de dinero] en cuestión solicitada por el primer ministro Netanyahu, y [considera] que no se debería permitir la transferencia", dice Mandelblit en una carta a la oficina de Cuentas del Estado del comité de Permisos.

Netanyahu quería que un amigo suyo, Spencer Partrich, un magnate del sector de la construcción que vive en Michigan ( Estados Unidos), le entregara los fondos para financiar su defensa.

Partrich será testigo de la acusación en uno de los tres casos de corrupción que implican a Netanyahu y que se juzgan desde mayo en el tribunal de distrito de Jerusalén.

"Una vez más se ha revelado que hay una ley para Netanyahu y otra para los demás. Eso es lo que parece la investigación política que dio pie a una imputación política", dijeron en el entorno de Netanyahu cuestionando el dictamen.

Por su parte, el líder de la oposición, Yair Lapid, salió en defensa de Mandelblit advirtiendo que la "incitación salvaje" contra el abogado del estado podría "acabar con sangre".

Según algunos analistas, Netanyahu es multimillonario, si bien el primer ministro se ha negado a hacer públicas sus propiedades y el dinero que posee.