El Papa Francisco pronunció este miércoles su primera reacción como máximo líder de la Iglesia Católica, tras la aprobación en el Senado de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo ( IVE).

Con un claro mensaje "en pos de la vida", Franciso hizo hincapié en que "todos nacemos porque alguien ha deseado para nosotros la vida", al encabezar en el Vaticano, una hora después de la sanción, la última audiencia general del año.

"Los cristianos, como todos los creyentes, bendicen a Dios por el don de la vida. Vivir es ante todo haber recibido la vida. Todos nacemos porque alguien ha deseado para nosotros la vida", señaló Bergoglio durante la catequesis que brindó desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

El mensaje del Papa continuó lo que había advertido este martes en vísperas del inicio de la sesión. En redes sociales, el exarzobispo de Buenos Aires alertó que "el hijo de Dios nació descartado para decirnos que toda persona descartada es un hijo de Dios".

"El Hijo de Dios nació descartado para decirnos que toda persona descartada es un hijo de Dios. Vino al mundo como un niño viene al mundo, débil y frágil, para que podamos acoger nuestras fragilidades con ternura", postuló Francisco.

 

Además, en noviembre había apelado a un lenguaje más explicitó para rechazar la iniciativa al equipar al aborto como una "práctica sicaria".

"¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema? No es un asunto primariamente religioso, sino de ética humana, anterior a cualquier confesión religiosa", enfatizó el Papa en una carta en respuesta a un grupo de mujeres de barrios populares que le pidió que intercediera en contra del proyecto de la IVE.