El gigante inmobiliario chino Evergrande Group verificó un aumento del 15% de su cotización en bolsa tras haber anunciado la venta del 19,93% de las acciones del banco comercial Shengjing Bank a un conglomerado de propiedad estatal por un total de 1.545 millones de dólares.

Como resultado de esta operación la participación de Evergrande en Shengjing Bank bajará del 34,5% a tan solo un 14,57 por ciento. Sin embargo, esta venta requiere la aprobación del propio Shengjing Bank, que ha exigido como condición que todos los ingresos netos que obtenga Evergrande sean utilizados para saldar los "pasivos financieros relevantes" que el gigante inmobiliario adeuda a la institución.

Evergrande está sufriendo una aguda crisis de liquidez y ha reconocido que tiene dificultades a la hora de pagar sus deudas. El problema va más allá de las relaciones crediticias, afectando a más de 250 bancos y entidades no bancarias, el sector inmobiliario entero e influye en los mercados financieros. 

Liquidez

Al finalizar la transacción, el gobierno de Shenyang poseerá una participación del 29.54% en el banco y reemplazará a Evergrande como el mayor accionista.

El gigante inmobiliario chino, que tiene pasivos que superan los 300.000 millones de dólares, incumplió con el pago de intereses de 83 millones de dólares en un bono en dólares que venció la semana pasada, mientras tendrá que hacer frente a otro pago de intereses por 47.5 millones de dólares esta semana, correspondiente a una emisión de bonos por 1.000 millones de dólares con vencimiento en marzo del 2024.

Según datos de Refinitiv, Evergrande ahora tiene bonos por valor de 7.700 millones de dólares que vencen el próximo año y en lo que resta de este 2021, deberá pagar intereses con vencimientos en octubre, noviembre y diciembre.