Una activista feminista ucraniana con su torso descubierto se abalanzó sobre la escultura del Niño Jesús instalado en el Belén de la Plaza San Pedro del Vaticano para intentar robarlo, pero fue detenida por la Policía. El hecho sucedió dos horas antes que el papa Francisco diera la bendición de Navidad, cuando la mujer, de 24 años, militate del grupo ucraniano Femen, se encontraba cerca del Belén colocado en la plaza de San Pedro.

Imprevistamente, se quitó el abrigo y con sus pechos al descubierto se abalanzó hacia la figura del niño Jesús gritando en inglés: “God is woman” (Dios es una mujer). La Policía italiana y un miembro de la Gendarmería intervinieron inmediatamente e impidieron que la mujer se llevase la figura.

La detuvieron mientras ella oponía resistencia arrojándose al suelo, informó la agencia EFE La mujer fue detenida por actos obscenos en lugar público, lesiones a un oficial e intento de robo, informaron los medios italianos.

La activista tuvo tiempo ante ser detenida de mostrar en su cuerpo las inscripciones del hashtag #MeToo (difundido a nivel mundial tras las denuncias de abuso contra el productor de cine estadounidense Harvey Weinstein) y “Assaulted by Church” (agredida por la Iglesia).

El movimiento femenino “femen”, surgido en Ucrania y que realizó acciones con senos descubiertos contra el ex régimen pro-Kremlin de Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin y la iglesia ortodoxa, se reproduce en distintos países de Europa, donde ataca a la iglesia católica, a la que acusa de ser retrógrada en materia de derechos de la mujer.

En 2014, también el día de Navidad, otra supuesta activista del grupo feminista intentó igualmente robar la figura del niño Jesús y también fue detenida y posteriormente puesta en libertad.