El Consejo Nacional de Salud (CNS) acusó al presidente Jair Bolsonaro de abandonar Brasil y dejar a los compatriotas a su suerte ante la pandemia de coronavirus que ya causó más de 340 mil muertes en ese país.

Al respecto, el CNS divulgó un manifiesto en su página oficial para condenar lo que clasificó como 'genocidio deliberado' en el país, y en el que advirtió sobre el desguace del Sistema Único de Salud (SUS) mediante el llamado techo de gasto, que congeló las inversiones en el sector y educación durante 20 años, según informa Prensa Latina.

"Brasil fue abandonado por quienes eligieron apostar por el ajuste fiscal, por el mantenimiento de la Enmienda Constitucional 95/2016, por la reducción de las ayudas de emergencia y por el fin de la financiación emergente para afrontar la Covid-19 en 2021", apuntó la entidad. 

Ajuste

Los especialistas de la salud advirtieron que "más de la mitad del presupuesto de la Unión no se toca para dar cuenta del pago de los intereses y cargas de la deuda pública".

'Esto es un genocidio', consideró el organismo, que culpa al gobierno de la mayoría de las pérdidas de vida por el coronavirus SARS-CoV-2.

Según la investigación EpiCovid, de la Universidad Federal de Pelotas (estado Rio Grande do Sul), "podríamos haber evitado 225 mil muertes hasta marzo si tuviéramos acciones adecuadas coordinadas a nivel nacional, si el Gobierno no fuera negacionista, si comprara las vacunas en el momento adecuado", lamentó la CNS.

Reclamó asimismo la gratuidad de la vacuna para toda la población a través del SUS, una ayuda de emergencia de 600 reales (60 dólares) mientras dure la pandemia, la revocación del techo de gasto y una financiación adecuada.

La catástrofe brasileña llevó a la CNS, al Consejo de Salud del Distrito Federal y a otras entidades sanitarias a ocupar ayer la capitalina Explanada de los Ministerios para protestar, honrar a los profesionales de primera línea en la pandemia y movilizar a la sociedad civil en defensa del SUS y de la vida.

Estadista

Para el prestigioso neurocientífico Miguel Nicolelis, falta un estadista en el país para adoptar medidas de protección de la población, como la cuarentena.

Aseguró que la nación tiene la mortalidad de una guerra civil. "No hay Poder Ejecutivo", advirtió. "El Congreso mira para otro lado, aprueba la compra de vacunas privadas... Entonces, ¿quién es el interlocutor para salvar a Brasil de esta hecatombe?", preguntó.

Desde hace semanas, el científico pronostica un escenario con muertos abandonados en las calles si no se hace nada para frenar el avance de la Covid-19, provocando un colapso funerario de proporciones trágicas.