Brasil es el cuarto país del mundo que más genera basura plástica, pero hace poco para reciclarlo, a pesar de la política nacional de residuos sólidos aprobada en 2010 que preve el reciclaje en los centros urbanos.

Según el estudio de Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), preparado con datos del Banco Mundial, Brasil produce anualmente 11,3 millones de toneladas, quedando detrás sólo de Estados Unidos, China e India y por delante de países como Rusia, Indonesia y Alemania.

Cada ciudadano brasileño produce un kilo de basura plástica por semana en promedio. Brasil recicla sólo el 1,28% del plástico que descarta, dice el estudio de WWF, muy por debajo del promedio mundial, del 9 por ciento.