Miles de récords, miles de seguidores, miles de goles, miles de fotos y miles de dólares. Esos son algunos de los "miles" que tiene Cristiano Ronaldo, el futbolista portugués que compite hace ya más de diez años por el título de "mejor jugador del mundo" con Lionel Messi. Sin embargo, ni todos los miles juntos de Ronaldo podrán recompensar a Coca Cola, que perdió unos 4.000 millones de dólares después de que el delantero dijera: "Agua sí. Coca Cola, no".

La secuencia entera duró menos de 20 segundos. Ronaldo llegó a la conferencia de prensa previa al Portugal-Hungría de la Eurocopa (donde metería un doblete) y se sentó en la silla. Vio dos botellas de Coca Cola, sponsor del torneo, y las movió a un costado. "Agua", dijo, mientras agarraba una botella. " Coca Cola no", agregó. Nadie le prestó atención. Ronaldo dio la conferencia y se retiró, sin saber que, apenas horas después, la imagen de Coca Cola se había derribado en el mercado bursátil, una imagen que costó décadas conseguir.

Coca Cola pasó de tener un valor similar al de cierre del viernes (56,16 dólares por acción) a caer hasta los 55,24 dólares, un retroceso del 1,6%. Esto se tradujo en una caída de 3.967 millones de dólares en la capitalización de mercado de la empresa, que pasó de valer 242.144 millones de dólares el viernes a 238.651 millones este martes.

La empresa de bebidas, por ahora, no hizo ningún comunicado al respecto y remite cualquier cuestión a la UEFA.

Las acciones de Coca Cola sufrieron de nuevo a Ronaldo

No fue la primera vez que el astro portugués perjudicó la imagen de Coca Cola. En una gala de los premios Global Soccer Awards a fines del año pasado había declarado que su hijo "en ocasiones toma Coca Cola y Fanta y come papas fritas. Él sabe que no me gusta".

"Veremos si mi hijo llega a ser un gran jugador, aún no lo es. Soy duro con él. En ocasiones toma Coca Cola y Fanta y come papas fritas. Él sabe que no me gusta. Le digo que después de hacer cinta debe descansar y beber agua fría, no le gusta. Es normal, solamente tiene 10 años", había declarado Ronaldo.

 

Sin embargo, hubo una época que, como su hijo, Ronaldo tomaba Coca Cola. Al menos así lo recuerdan algunos jugadores del Manchester United cuando el portugués jugaba ahí. Según cuentan, el delantero ingresó en el vestuario con una botella de la gaseosa en la mano. El galés Ryan Giggs, capitán y emblema del equipo, lo empujó contra la pared y le dijo: "¡No vuelvas a hacer eso!", a lo que Ronaldo contestó: "Yo bebo lo que quiero, Giggs". 

A diferencia de esa vez, donde el golpe no se notó tanto, las declaraciones de Ronaldo impactaron fuerte e inmediatamente en las acciones de la compañía de bebidas, que, igualmente, no es ajena a las múltiples críticas que reciben sus productos por sus consecuencias en la salud de los consumidores.