Las autoridades sanitarias de Beijing detectaron más de 50 casos de coronavirus relacionados con el gran mercado de alimentos frescos de Xinfadi, el principal de la metrópolis, por lo que la capital extremó las medidas para controlar el rebrote mientras se extienden las pruebas de ácido nucleico a decenas de miles de habitantes.

El rebrote se produjo una semana después de que la capital china rebajara su nivel de emergencia sanitaria, el 6 de junio, e hizo sonar las alarmas, por lo que las autoridades pidieron a los hospitales que realicen pruebas de ácido nucleico, testeos de anticuerpos, tomografías y análisis de sangre a todos los pacientes que lleguen con fiebre.

Con el fin de contener lo antes posible lo que podría ser un rebrote a gran escala, Zhang Jie, el vicedirector del distrito de Fengtai donde se encuentra el mercado de Xinfadi, anunció que se realizarán las pruebas a 46.000 residentes que viven en las cercanías del núcleo de distribución de alimentos, para lo que se habilitaron 24 centros en esa zona de la ciudad, informó EFE.

Sin embargo, los expertos de sanidad pública aseguraron hoy que el nuevo brote de Beijing no causará una segunda ola epidémica en China, aunque advirtieron que es un aviso para cambiar las políticas de control aplicadas hasta el momento, ya que el virus fue detectado en una tabla de cortar salmón importado empleada por un vendedor en el mercado.

A esta muestra le siguieron otras 40 en el mercado, que también dieron positivo.

China importa cerca de 80.000 toneladas de salmón congelado cada año, principalmente de Chile, Noruega, las Islas Feroe, Australia y Canadá, según los medios locales.

El mercado de Xinfadi ocupa una superficie de 112 hectáreas, tiene 1.500 empleados y más de 4.000 titulares de puestos de venta.