Pese al crecimiento registrado en la actividad económica alemana en el primer semestre del año impulsada por el comportamiento de sus exportaciones, "todavía llevará mucho tiempo la recuperación del impacto de la pandemia", afirmó el presidente del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW), Marcel Fratzscher.

El analista aseguró que "será necesario continuar con subsidios de corta duración y políticas de ayuda a empresas".

"En los próximos dos años habrá que contar con algunos contratiempos, y todavía nos llevará mucho tiempo recuperarnos de esta pandemia en términos económicos; siempre serán necesarios los subsidios de corta duración y las ayudas a las empresas", afirmó el experto alemán en una nota de opinión publicada por la agencia de noticias DPA.

Energía

En esa línea, explicó que "si se cierra un puerto en China porque allí se desató un brote de coronavirus, eso también es un gran problema para la economía alemana, porque se interrumpen las cadenas de suministro, la pandemia aún no ha terminado y aún se subestiman los riesgos económicos que provoca".

"Los cuellos de botella en el suministro de materiales importantes están teniendo un impacto negativo y las insolvencias empresariales también son un problema importante a tener en cuenta", argumentó, y dijo que "muchas empresas han agotado sus reservas, están endeudadas o tomarán conciencia de que su modelo de negocio no es el adecuado porque la economía ha evolucionado y ha cambiado".

Además, explicó que "el año pasado se desplomaron los precios de la energía y los precios en general debido a la reducción temporal del IVA aplicada por el Gobierno alemán para paliar los efectos de la pandemia, pero ahora vuelven a subir, son efectos de base".

El titular del instituto destacó, sin embargo, que "están muy lejos de registrar una inflación problemática", y que el Banco Central Europeo (BCE) "ha demostrado una y otra vez que puede garantizar la estabilidad de los precios y de los mercados financieros y seguirá haciéndolo en el futuro".

Temores

No obstante, la elevada deuda contraída por el estado para morigerar la crisis económica derivada de la pandemia, es uno de los principales temores de los alemanes.

Así lo indica el estudio "Los miedos de los alemanes 2021) es una investigación a largo plazo de la aseguradora R+V, una de las más grandes de Alemania, que desde 1992 analiza cuáles son los mayores temores de los alemanes acerca de la política, la economía, el medio ambiente, la familia y la salud. 

Un 53% de los alemanes tienen miedo de que el Estado, debido a la sobredeuda, aumente la carga impositiva de manera permanente, o que se recorten prestaciones sociales.

En tanto, un 50% de los alemanes teme que aumente el costo de vida (en 2020 era un 51%) y que el Estado afecte el bolsillo de los contribuyentes con aumentos fiscales por la crisis de deuda de la Unión Europea (en 2020, un 49%).