El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, dijo que pese a que la Unión Europea (UE) todavía evalúa si adquirir o no la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus, su Gobierno mantendrá conversaciones con Rusia para un posible compra del fármaco.

Spahn afirmó en declaraciones a la emisora WDR que Alemania quiere saber cuántas dosis de la Sputnik V podrían llegar al país y cuándo, en caso de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) dé su aval definitivo.

Spahn contó que dijo a los ministros de Salud de la UE durante una reunión que Alemania "celebrará conversaciones bilaterales con Rusia, primero de todo sobre qué cantidades podrían llegar y cuándo".

"Para que verdaderamente haga una diferencia en nuestra actual situación, los envíos deberían llegar en los próximos dos a cuatro o cinco meses", agregó, citado por la agencia de noticias alemana DPA.

Algunos países de la UE, como Hungría o Eslovaquia, se han desmarcado del bloque y han comprado o encargado la Sputnik V sin esperar la aprobación de la vacuna del ente regulador europeo (EMA).

Spahn instó a las autoridades rusas a proporcionar todos los datos que sean necesarios a la EMA para que pueda evaluar si la vacuna es segura y eficaz y si también abre la puerta a su introducción -y por tanto compra- dentro del bloque comunitario.

Anticipo

Poco después, los creadores de la Sputnik V confirmaron las conversaciones con representantes del Gobierno alemán para vender su vacuna anticovid.

En un mensaje en su cuenta Twitter, el Fondo soberano ruso (RDIF), que financió la creación de esta vacuna, dijo que inició esas negociaciones con Berlín "para un contrato de compra anticipada" del fármaco.

Esta semana, el jefe de Gobierno del estado alemán de Baviera, Markus Soeder, anunció un precontrato por el que esta región se reservaba 2,5 millones de dosis de la Sputnik V en caso de que hubiese algún tipo de acuerdo global con Rusia.

En tanto que un segundo estado federado en Alemania, Mecklemburgo-Antepomerania, está negociando la compra de la vacuna rusa Sputnik V, confirmó el ministro de Salud pomerano, Harry Glawe, a la estación de radio NDR 1.