El Gobierno alemán llamó a la Unión Europea (UE) a actuar para poner fin a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ya empieza a afectar al bloque comunitario.

"Si permitimos que las relaciones comerciales se conviertan en rehenes de la política, que el tema de los mercados abiertos se convierta en objeto de la confrontación política, nuestros ciudadanos pagarán un precio muy alto", dijo el ministro de Economía alemán, Peter Altmaier.

El funcionario enfatizó que centenares de empresas europeas, en particular las alemanas, que trabajan en Estados Unidos para el segmento chino y las que operan en China para el mercado norteamericano se ven afectadas por las limitaciones recíprocas establecidas por ambos gobiernos.

"Estamos muy interconectados a nivel internacional para permitirnos esa guerra comercial", remarcó.

China y Estados Unidos están envueltos en una guerra comercial desencadenada por el anuncio del presidente Donald Trump en junio de que 50.000 millones de dólares en bienes chinos estarían sujetos a aranceles del 25%, en un intento por equilibrar el déficit comercial del país.

Desde entonces, los dos países han impuesto varias rondas de aranceles por miles de millones de dólares a los bienes del otro.

Altmaier indicó que el comercio mundial enfrenta grandes desafíos a causa del aumento del proteccionismo que se observa "no solo en Estados Unidos".

" China y Rusia aprueban leyes sobre la localización de las empresas", apuntó.

El ministro alemán aseguró que el vector de desarrollo más exitoso pasa por la reducción del proteccionismo y la apertura de los mercados, la disminución de los aranceles y la derogación de las tarifas injustas en el comercio.

"Abogamos por el multilateralismo y por eso decidimos negociar con Estados Unidos para evitar un conflicto comercial", indicó Altmaier al comentar la disputa que mantuvieron ambos países por los aranceles a los vehículos.

En junio, Trump amenazó con imponer aranceles del 20% a los automóviles de la UE.

Altmaier informó que mantuvo contactos con el secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross para "evitar la escalada de esta guerra comercial".

"Ahora empieza la fase clave de las conversaciones y no sabemos qué decisión tomará el presidente (Donald Trump), pero haremos lo posible para esquivar una espiral en este ámbito y para que la UE dé una respuesta común a este reto", puntualizó.