La especialista en adicción a los opióides, Sarah Wakeman, advirtió sobre el aumento en el consumo y las posibles consecuencias de la adicción al fentanilo, una droga a la que calificó de "100 veces más potente que la heroína". El fentanilo proviene de China y los carteles de droga mexicanos lo producen y distribuyen en grandes cantidades por ese país.

El uso “recreativo” de esta droga se ha convertido en un problema en Estados Unidos y México. Además, el opióide se está desatándo en Canadá y esparciéndose lentamente a Australia y Europa. Ante la pandemia del coronavirus (Covid-19), Wakeman explicó que “la creciente desesperación, el aislamiento social, la pérdida de oportunidades económicas y la falta de conexión juegan un papel importante” en el aumento de casos de uso y sobredosis de esta droga.

Si bien el narcótico no es tan masivo como otros, la comunidad médica empieza a prestar atención a la situación, y asegura que China no muestra eficiencia en la prohibición y control de laboratorios clandestinos que producen las pastillas, y que  México tampoco consigue detener el flujo que cruza del Océano Pacífico.

Entre las víctimas de esta droga se encuentra el músico Prince, que murió de sobredosis de fentanilo a los 57 años.

Qué es el fentanilo

El fentanilo es una opioide sintético que se aplica de distintas maneras y que se utiliza para como analgésico para aliviar dolores agudos y crónicos, pero que, al igual que la mayoría de los opiódes, genera dependencia y tiene un síndrome de abstinencia importante cuando se usa de manera prolongada.

En las calles de México su nombre se diversifica: "Apache", "China Girl", "China White", "Dance Fever", "Friend", "Goodfella", "Jackpot", "Murder 8", "TNT" y "Tango and Cash”.

Por la forma en que se produce, su volumen es pequeño y de fácil distribución por correo y se han descubierto mercados negros hasta en la darknet, además de que los carteles de drogas mexicanos han construido sus propios laboratorios que fabrican millones de comprimidos al día.  Su tamaño, su empaquetado y su similitud con otros medicamentos legales facilitan que millones de correos lleguen hasta domicilios en todas partes del mundo desde China.

El experto en drogas Jorge Hernández Tinajero, explicó al medio Publímetro que “su potencia hace difícil una dosificación segura, por lo que los usuarios generalmente ignoran que su producto que usan la contiene, con lo que el riesgo de sobredosis se magnifica. Es sintético y tiene larga historia en Anestesiología. Se produce ilegalmente en Asia y sí es una veintena más fuerte que la morfina, y unas cinco que la heroína No tiene origen natural”, explicó.

Sarah Wakeman advirtió sobre los peligros del fentanilo

Sarah Wakeman comentó a Infobae que el uso de fentanilo produce alivio al dolor, euforia, relajación y placer, y que para abordar la adicción, no solo hace falta un tratamiento médico con metadona y buprenorfina, sino que hay que “abordar los problemas subyacentes: desesperación por pérdida de oportunidades económicas y experiencias adversas de la infancia que ponen a las personas en riesgo de desarrollar esta adicción en primer lugar”.

“Los cambios en las tasas de prescipciones de opioides fueron un factor en el inicio de la crisis, también estuvo en correspondencia con la creciente ola de desesperanza en todo el país. Lo que está muy claro es que los opioides recetados ya no impulsan la crisis y que la reducción en las tasas de prescripciones de opioides no ha reducido el total de muertes, y que más bien al contrario, la gente está muriendo a un ritmo más rápido a medida que el número de recetas se ha reducido y las personas pueden haber pasado al abastecimiento ilegal de drogas”.

La pandemia del coronavirus y sus consecuencias en el fentanilo

Wuhan, la ciudad china donde se registraron los primeros brotes de coronavirus, es conocida por su producción de productos químicos, incluidos los ingredientes necesarios para preparar fentanilo y otros poderosos opioides sintéticos.

Según reporta el diario mexicano El Universal, la cadena criminal para producir desde cero se rompió con la cuarentena en la provincia de Hubei. Por lo tanto, el coronavirus logró reducir el suministro de precursores de fentanilo en México.

La periodista Kate Linthicum del diario Los Angeles Times reportó en abril que investigadores en su país detectaron desde febrero que vendedores de precursores comenzaron a publicar disculpas en los sitios en línea donde regularmente se venden estos productos químicos.

Los grandes carteles de droga distribuyen el fentanilo en México

Esta interrupción en la oferta habría empujado el precio de la droga al alza. De acuerdo con la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés), el precio de una pastilla de fentanilo ese mes sería de aproximadamente 7 dólares, dos dólares más caro que antes de la pandemia; mientras que en algunas ciudades el precio se habría incluso duplicado.

Los principales proveedores de esta droga en México son el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cartel de Sinaloa, los cuales producen las pastillas en laboratorios escondidos, distribuidps por todo México. Parte del fentanilo que estas organizaciones criminales distribuyen es producido en el este de Asia e ingresa por los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, desde donde es traficado al mercado estadounidense.