Un alto cargo del Senado ruso amenazó este martes con penas de hasta dos años de cárcel a quienes usen los códigos QR falsos para burlar las restricciones de entrada a restaurantes en Moscú.

Debido al deterioro de la situación epidemiológica, un QR es requisito obligatorio para acceder a locales de restauración en la capital rusa desde el 28 de junio: el código acredita que su titular se ha vacunado contra el nuevo coronavirus, o superado la infección en los últimos seis meses, o dado negativo en una PCR hecha en las 72 horas previas​​​.

En la internet profunda ya se ofrecen los QR falsos, a un promedio de 11.000 rublos (USD150).

El senador Andréi Klishas, jefe del comité de leyes constitucionales en la Cámara Alta, explicó a Sputnik que el uso de un QR enlazado a un portal ficticio de servicios públicos "no es una falsificación sino una violación de las normas sanitarias y epidemiológicas, puesto que tal persona infringe deliberadamente las reglas de uso de espacios públicos".

"En función de las consecuencias, el hecho conlleva sanciones de hasta dos años de prisión", advirtió Klishas.

De los 21.650 casos de infección por el nuevo coronavirus y 611 decesos asociados que Rusia notificó el lunes, a Moscú le corresponden 7.246 y 124, respectivamente.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19