Analistas económicos de Brasil redujeron sus estimaciones de crecimiento para este año y el próximo, mientras que una medición clave de actividad estuvo por debajo de lo previsto en una nueva señal de problemas para la mayor economía de América latina.

Expertos redujeron su pronóstico de crecimiento para 2019 de 1.97% a 1.95% e hicieron lo propio respecto a 2020, de 2.70% a 2.58%, según la más reciente encuesta a economistas del Banco Central brasileño. En otro comunicado se reveló que la actividad económica cayó un 0.73% en febrero, cifra que duplicó con creces el promedio estimado previamente por analistas en un sondeo realizado por la agencia Bloomberg.

En conjunto, las estadísticas son la señal más reciente de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afronta diversos problemas para retomar el crecimiento. La economía se ha visto obstaculizada durante meses por el alto desempleo, el debilitamiento de las inversiones y niveles de confianza dispares, según estiman los expertos.

Además de eso, avanzan con lentitud las propuestas clave del gobierno, incluido un proyecto de ley solicitado por inversionistas que busca controlar la deuda mediante la reducción de los gastos en jubilaciones y pensiones. Los analistas en la encuesta del Banco Central también elevaron su pronóstico de inflación para el cierre de año, a 4.06% frente al 3.90% anterior.